Zapatillas Lidl

La cadena de supermercados alemana no es la primera vez que sorprende con alguno de sus productos, e incluso algunos han sido premiados a nivel internacional. Lidl ha conseguido que también se vean los estantes vacíos en sus supermercados en la sección de zapatillas deportivas. Y lo más increíble aún, que haya un insólito mercado de reventa donde lleguen a costar precios alucinantes.

Y todo por el lanzamiento de una colección de ropa y complementos que lleva el logo de Lidl y los colores corporativos de esta cadena de supermercados. Algo que podría no llamar demasiado la atención, pero que por algún fenómeno social se han transformado en todo un éxito y han conseguido que se agoten en cuestión de minutos, superando cualquier expectativa previa. De hecho, ni imaginarían lo que se iba a crear por unas simples zapatillas deportivas…

El misterio de las zapatillas de Lidl

Sobre las zapatillas de Lidl

La cadena de supermercados alemana decidió lanzar sus propios diseños de ropa y complementos. En este caso fueron unas zapatillas deportivas con los colores del logo de Lidl. Unas zapatillas a priori bastante normales. De hecho, no son nada especiales, son bastante normales y que podrías comprar en cualquier otro lugar con similares características de calidad, flexibilidad, ligereza, etc.

¿Entonces? ¿Dónde está el truco del éxito? Bueno, en parte está en la legión de fans de Lidl que se ha generado y que hacen largas colas para comprar los productos que lanza esta cadena. Los productos que ha creado se suelen agotar rápidamente, y entre algunas de sus propuestas más exitosas se encuentran estos zapatos o su robot de cocina para competir con la Thermomix.

Como digo, son unas zapatillas deportivas como cualquier otras, con colores azul, amarillo y rojo del logo Lidl. No solo se comercializan en España, sino en otros países europeos donde también han causado furor. Además, pueden ser tuyas por menos de 15€ (precio oscila según el país), un precio bastante moderado que parece otro de las claves del éxito, así como el fanatismo por la firma y su estampado.