En busca del piso perdido: una tarea más difícil que estudiar Medicina.
En busca del piso perdido: una tarea más difícil que estudiar Medicina.

Los estudiantes de bachillerato afrontan un mes crucial para su futuro. La temida selectividad -PAU- se cierne sobre ellos. Los alumnos buscan la nota que le dé acceso a la carrera soñada. Pero no son conscientes de que la verdadera batalla comienza en septiembre. Será entonces cuando la tarea de buscar piso en Madrid o Barcelona resulte más difícil que estudiar Medicina.

Los datos no mienten y la realidad es que cada vez son más los estudiantes que no encuentran vivienda en la ciudad donde cursan su título universitario. La empresa es ardua. De hecho, hay muchos de ellos que comienzan la búsqueda en pleno mes de julio. No hay que arriesgar.

Muchos progenitores eligen las residencias estudiantiles como opción para su hijos, donde algunos hacen negocio también. Pensión completa, más control sobre sus vástagos y una educación que se extiende más allá de las paredes de la Universidad. La demanda es tan alta que se ha creado una oportunidad de mercado muy suculenta para el sector de la construcción e inmobiliaria. De hecho, gracias a esta oportunidad se ha podido cuantificar el problema que existe con el alojamiento de los jóvenes en las grandes ciudades españolas.

La consultora inmobiliaria JLL ha presentado la segunda edición de su Informe de Residencias de Estudiantes en España, donde analiza la evolución del sector durante el último ejercicio, así como su gran potencial de cara a inversores y promotores para el futuro. Entre las principales conclusiones, JLL señala la alta demanda insatisfecha, pues según sus cálculos actualmente hay 473.254 estudiantes que necesitan alojamiento en España, pero sin embargo sólo hay 93.600 plazas en residencias. Esto significa que en el territorio español existe una demanda insatisfecha de más de 380.000 camas.

Uno de los parques lúdicos de Urban Planet.

Los centros comerciales crecen a salto de colchoneta

Sacar el niño que el cliente lleva dentro. Este es el objetivo de los centros comerciales para atraer al público hasta sus recintos. Para...

En esta increíble brecha hay dos factores que juegan un papel fundamental. Uno de ellos es el incremento de la demanda de alquiler de vivienda y otro el aumento del número de estudiantes. Cada vez son más los jóvenes que deciden apostar por la vida universitaria y cada vez son menos los pisos disponibles. Además, hay que tener en cuenta que ciudades como Madrid o Barcelona son un gran atractivo para los estudiantes extranjeros. De hecho, este grupo ha crecido 10,2% durante el último curso.

De todos los estudiantes extranjeros el 43% provienen de Europa. Esto significa que el encanto de España traspasa las barreras del viejo continente. De hecho, España se ha posicionado como uno de los países preferidos por los jóvenes iberoamericanos con elevado poder adquisitivo. Cabe destacar el crecimiento de los países de Asia y Oceanía, los cuales ya representan un 13% del total de los alumnos internacionales y se espera que sigan aumentando en el futuro debido a que los países asiáticos se han convertido en los principales emisores de estudiantes internacionales en el mundo.

Número de estudiantes matriculados en España.
Número de estudiantes matriculados en España. Fuente: Ministerio de Educación. Curso 2016-2017.

A todos estos datos hay que sumar a los jóvenes que estudian Erasmus. En el pasado 2017, España volvió a ser el destino preferido por los alumnos de esta beca, liderazgo que mantiene desde el año 2001.

Al final, todo estos datos lo que hacen es estimular un mercado, el de las residencias universitarias, que ha llamado incluso la atención de empresarios ajenos al sector como los Marco Aldany. La intrusión de esta familia no es una casualidad. De hecho, los datos demuestran que es muy rentable invertir en residencias universitarias. 

En la actualidad, este tipo de edificaciones generan una de las rentabilidades más altas del mercado. En concreto de un 5,25%, según datos recogidos por JLL. En este apartado sólo es superado por los activos logísticos que representan el 5,5%. Atrás quedan los locales comerciales, oficinas, el parque residencial o los centros comerciales. De hecho, los únicos  que superan el 4% son estos últimos, que no para de aumentar gracias a la búsqueda de nuevas maneras de ocio.

España necesita una burbuja inmobiliaria.

España necesita una nueva burbuja inmobiliaria

Suena contradictorio, pero los datos demuestran que España precisa de un nuevo boom inmobiliario. El ladrillo es viejo y el parque de viviendas no...

El dato del negocio de las residencias universitarias es aún más llamativo comparado con el resto del viejo continente. En Europa, el 30% de la inversión en este tipo de alojamientos  en 2017 se ha producido en España. Esta cifra significa que convertirse en el país que mayor inversión ha recibido en este sector, seguido de Italia con un 23% y Francia con un 14%.

En España, el volumen de inversión en residencias de estudiantes se multiplicó por más de once en el pasado ejercicio. Se pasó de 50 millones en el 2016 a 560 millones el año pasado, influido principalmente por dos grandes portfolios transaccionados, bautizados como Erasmus y Rio. El primero de ellos responde a la venta del Grupo Resa, el mayor operador de residencias de estudiantes de España, mientras que el proyecto Rio corresponde a la venta de la cartera de residencias que poseía el fondo Oaktree en España, que fue adquirida por los fondos gestionados por GSA en una operación asesorada por JLL.

UN FUTURO PROMETEDOR

Si el presente de este sector es bueno, el futuro no lo es menos. De cara al año 2018, JLL asegura que el principal foco de atención se centrará en la adquisición de un único activo en lugar de carteras, así como en la construcción de nuevas residencias. En este sentido, la consultora calcula que los desarrollos futuros en las principales ciudades universitarias de España añadirán 10.000 camas adicionales al stock existente en el mercado en el próximo 2020.

UN RESPIRO PARA EL RESTO DE POBLACIÓN 

Las construcciones de más residencias no sólo son buenas noticias para el gremio de los estudiantes. En realidad, supondrá un gran alivio para el resto de ciudadanos que se buscan alquiler en lugares como Madrid, Barcelona o Valencia. Es una realidad que en estos momentos la demanda supera a la oferta en estas ciudades. Por lo tanto, la creación de residencias supondrá apartar a una gran cuota del mercado de arrendamiento de viviendas.

Ahora, los estudiantes no sólo suponen un factor a la hora de encontrar vivienda, también son clave en el encarecimiento del arrendamiento de la misma. ¿Por qué? Muy sencillo. El aumento de este gremio no ha pasado desapercibido para las inmobiliarias y para los particulares que ponen sus pisos en alquiler. Por este motivo, hay muchos hogares que de tres dependencias han pasado a tener hasta diez habitaciones tras una obra -sector este en auge ante la falta de nueva construcción-. Al final, esta acción infla también el precio del arrendamiento.

Comentarios