La compañía de moda Pimkie no atraviesa su mejor momento en España. La firma ha registrado unos números rojos (por segundo año consecutivo) de 1,04 millones de euros en el ejercicio 2018. Unos resultados que este año se han traducido en un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y en cambios en la dirección.

Los números rojos de Pimkie chocan con los planes de la compañía en España. La compañía francesa indicó a finales de 2018 que apostaba por nuestro país tras su fracaso en Austria y Alemania; por lo que anunció una inversión de 3,5 millones de euros para la apertura de nuevas tiendas en el país. De hecho, la cadena reformó en 2017 el 75% de sus establecimientos para implantar un nuevo concepto de tienda, que pretendía alcanzar un público más adulto.

Las ventas de la compañía francesa, propiedad de la familia Mulliez (Auchan y Decathlon), se estancaron. Registró una facturación de 53,2 millones de euros en 2018, prácticamente igual que un año anterior, según datos del Registro Mercantil recogidos por la plataforma Insightview.

La situación de DIA deja en el aire el patrocinio del baloncesto femenino

El deporte femenino vive su mejor momento con la reciente victoria de la selección femenina de baloncesto en el Eurobasket. Un triunfo...

Con las ventas estancadas y las pérdidas registradas en su beneficio, Pimkie anunció en febrero un ERE que afectó a 89 trabajadoras y 16 tiendas físicas del país. El acuerdo exigía, entre otras condiciones, una indemnización de 33 días por año trabajado con un tope de veinte mensualidades. Ya en 2018, Pimkie cerró ocho tiendas y cambió de ubicación una. Pimkie suma 340 puntos de venta y 1.500 empleados (frente a los cien puntos de venta y 550 empleados de la Península Ibérica).

No obstante, no es el primer Expediente de Regulación de Empleo al que se enfrenta Pimkie en España: en 2013 la compañía francesa despidió a 80 trabajadores después de echar el cierre en 20 establecimientos. 

CAMBIO DE MANDO

El ERE se produce casi un año después de que la marca nombrara a Clement Dhier como director general en un intento de “posicionar a Pimkie a la vanguardia del mercado español”. Después de sustituir en el puesto a Sergi Brunet, reordenó su estructura simplificando las actividades de Pimkie y Jules.

Sin embargo, la estrategia no le salió nada bien y ha decidido cambiar de nuevo. La cadena ha unificado la gestión de todo el sur de Europa en un solo ejecutivo, Fabrizio Pezzoli, quien pilotará el negocio de España, Italia y Portugal y tendrá base en Milán y Barcelona. Este sustituirá a Dhier y reportará al director comercial de Pimkie en España.

Pimkie pertenece al imperio Mulliez, creado en 1955 amasa una gran fortuna como propietaria de marcas como Auchan (84%), Kiabi (33%) o Decathlon (51%), y ocupa el puesto número 12 de riquezas del mundo con 37.500 millones de dólares (33.130 millones de euros), según Forbes.