dieta

La dieta es algo por lo que casi todo el mundo ha pasado, ya sea para adelgazar o para engordar. Una dieta siempre necesita sacrificio y constancia. Tienes que tener claro tus objetivos, pero sobre todo, debes acudir a un especialista en nutrición que te asesore.

La dieta milagro existe, claro que sí, pero tiene una serie de consecuencias que no te merecerán la pena. La mejor dieta que existe es mantener una alimentación saludable y equilibrada junto con el ejercicio.

Son muchas las veces que se piensa en hacer dieta, pero muchas menos las que te paras a analizar lo que le sucede a tu cuerpo si la haces mal. Llevar a cabo una dieta con la que pierdas mucho peso rápidamente y que sea extrema puede ser peligroso para ti y no tendrás los resultados que esperabas.

Te contaré lo que le sucede a tu cuerpo cuando haces estas dietas para que valores si prefieres hacerla rápido y mal, o con tiempo y que perdure.

Eliminas líquidos

dieta

Cuando una dieta es demasiado extrema los efectos, además de no ser saludables, no son duraderos. Los primeros kilos de las dietas son los más fáciles de perder. Eso sucede precisamente porque no estás eliminando grasas, están perdiendo líquidos.

Si haces una dieta de desintoxicación perderás mucho líquido, pero ese es muy fácil de recuperar, a la vez que necesario. Las células de tu cuerpo necesitan agua para funcionar con normalidad. Con las dietas milagro lo único que logras es que tu cuerpo se deshinche de agua, pero recuerda que la mayor parte de ti es eso mismo y que no puedes deshacerte de ella.

Calorías

dieta

Cuando te dedicas a hacer una dieta baja en calorías durante demasiado tiempo tu cuerpo comienza a sufrir malnutrición y puedes llegar incluso a desnutrirte.

Las calorías son las encargadas de que tengas fuerzas para moverte. Alimentar a tus células es tan importante como hidratarlas y sin estos ingredientes no podrás casi levantarte de la cama.

Tienes que llevar una dieta que contenga las calorías que tu organismo necesita para poder funcionar. Las calorías son como la gasolina de los coches, sin ellas no andamos. Sin embargo, no hay que tomar más de las que necesitas porque se transformarán en peso extra. Lo ideal es que hagas ejercicio, no que dejes de comer.

Dieta y metabolismo

dieta

Tienes que evitar comer alimentos que hagan que tu metabolismo se ralentice. Las dietas que son demasiado extremas hacen que los alimentos se mantengan por más tiempo en tu organismo.

Si tu cuerpo no toma calorías y está perdiendo líquidos hará una reserva de energía para protegerse. Si guardas calorías tienes más hambre y si no comes, también. Lo de realizar cinco comidas al día es para que tu cuerpo no comience a crear esas reservas de calorías y evitar que tengas un metabolismo lento manteniéndolo activo todo el día.  

Tu cabeza no da si la dieta es severa

dieta

Cuando tienes una dieta estricta tu cerebro no da mucho de sí. Como ya te he dicho, necesitas alimentarte en condiciones para poder funcionar bien y el cerebro no es una excepción.

Si no comes lo necesario estarás irascible, cansado, débil y no serás capaz de resolver problemas cotidianos sencillos que hacías habitualmente. Lo de que el desayuno es la comida más importante del día se refiere a que tu cabeza necesita alimentarse para pensar y concentrarse. Lo que no dice que te comas un chuletón de buena mañana.

Tu aspecto con la dieta

dieta

Cuando la dieta es extrema tus músculos dejan de recibir alimento y terminan colapsándose. Hay muchas personas que pierden mucho peso, pero se olvidan de los músculos y las consecuencias que tendrán.

dieta

La dieta de Ravenna para perder 8 kilos en un mes

La dieta Ravenna es una forma depurativa de perder peso. En su mayoría lo que hace es que dejes atrás el líquido...

Si adelgazas rápido, tus músculos pierden tres veces más volumen que si lo haces de forma paulatina. Hay muchas personas que eran obesas y han seguido dietas excesivamente estrictas que puede ser que les haya funcionado para bajar peso rápido, pero que pueden coger igual de pronto.

Si tu cuerpo no va poco a poco asimilando la pérdida de peso y no haces ejercicio, el resultado será que las carnes y la piel se te descolgarán y te quedarán pliegues flácidos, que pueden molestarte incluso más que los kilos.