Orange
endesa

El CEO de Orange España, Laurent Paillassot, tiene las ideas muy claras: la compañía ganará cuota de mercado en el segmento del bajo coste, y lo hará sin bajar los precios y entrar en una guerra de tarifas. Ante tal rotundidad cuesta replantearse los elementos de la fórmula, pero el encaje con la dinámica del sector no parece tan sencillo.

En estos términos se ha referido el máximo responsable del operador naranja durante la presentación de los resultados financieros del ejercicio 2019. Paillassot ha insistido una y otra vez en que el objetivo es aumentar su base de clientes en el bajo coste, un segmento donde -ha reconocido- tienen mucho margen de mejora.

En principio no hay nada extraño en este planteamiento. Todos los operadores se han visto en mayor o menor medida obligados a potenciar sus marcas de bajo/medio coste. La novedad -que tiende a milagro- es que Orange quiere ganar clientes sin bajar los precios. Eso no es necesario, insiste el CEO del operador naranja. Y el doble tirabuzón, lógicamente, es que pretende que el Arpu (la rentabilidad por usuario) no se resienta.

Como punto de partida, Orange va a dotar a dos de sus marcas de bajo coste, República Móvil y Simyo, de tarifas convergentes. Es decir, paquetizar todo, pero con un precio de acceso más bajo. De entrada, una leve contradicción. Es correcto que no bajará los precios en Orange, pero las otras firmas del grupo ofrecerán fibra, móvil y Tv a un coste mínimo. ¿Pero hasta qué punto?

En los segmento de alto valor añadido, hay factores como la publicidad o el marketing que pueden tener un impacto directo en la captación de usuarios. Pero cuando entramos en el fango de las ofertas, los clientes tienden a mirar el factor precio más allá de la cobertura (que ya es buena para todos) u otras cuestiones paralelas. Por ello, salvo que Laurent Paillassot tenga otros datos, es contradictorio pensar que se puede crecer en el bajo coste sin, precisamente, bajar el coste. Y cuanto más, mejor.

Precisamente en estos momentos, una compañía como Digi está suponiendo un verdadero dolor de cabeza para todas las compañías, porque ha entrado con ofertas y tarifas muy ajustadas que llaman la atención a la gente. Algo que lleva haciendo MásMóvil desde que compró Yoigo.

EL 5G DE ORANGE

Respecto al lanzamiento comercial del 5G, el director general de Residencial de Orange España, Diego Martínez, ha rehusado establecer una fecha para ello y ha insistido en que en la empresa son “flexibles y pragmáticos” a la hora de llevarlo a cabo para dar soluciones “sólidas y consistentes” a los clientes.

Así, ha destacado que ya comienzan a ver avances en la buena dirección tanto en la disponibilidad de terminales accesibles, así como en el establecimiento de unos estándares tecnológicos consolidados, donde hay mejores noticias de las esperadas. En cambio, ha añadido que aún falta acabar con el reparto del espectro, donde esperan noticias en breve.

En este contexto, ha incidido en que la operadora son “muy flexibles” y, al igual que ha ocurrido con las tarifas ilimitadas, están preparados para lanzar 5G cuando haya una demanda real. “Lo podemos hacer más rápido y más barato que muchos otros por nuestros acuerdos”, ha añadido Paillassot.

Respecto a los proveedores de la red 5G, el consejero delegado de Orange España ha indiciado en que no ven necesidad de cambiar a sus proveedores actuales del ‘core’, la parte más sensible de la red, que son Ericsson y Nokia, y ha recordado que trabajan con Huawei en la parte acceso.   

LAS EMPRESAS, LA CLAVE

Por otro lado, el director general del segmento de empresas, Julio Gómez, ha destacado la apuesta que va a hacer la operadora por el mercado empresarial, una “palanca relevante” de su nueva estrategia y en la que han crecido un 5,1% en ingresos en 2019 gracias a los primeros pasos dados en los últimos meses con los contratos conseguidos con la Guardia Civil y empresas del Ibex.

Sin embargo, ha remarcado que Orange no tiene en empresas la cuota de mercado que le correspondería por su peso en el mercado residencial, ya en este segmento es del 13%, frente al 23% de residencial, una cifra que es inferior al 55% de Telefónica y el 21% de Vodafone.

Por ello, ha defendido que este mercado supone un “oportunidad muy importante” para la operadora. De hecho, ha indicado que este potencial de crecimiento en empresas, donde ha admitido que quizás no se ha puesto el “foco suficiente” en el pasado, podría generar unos ingresos adicionales de 500 millones de euros si su cuota se equipara con la del mercado residencial.

Comentarios de Facebook