La crema solar es uno de los productos de cosmética más utilizados en verano ¿o no? Al menos así debería ser, junto con ya las mascarillas, ya que si eres de los que te gustan las largas jornadas de exposición al sol, la protección en forma de loción, gel o spray solar debe ser obligada sino quieres que tu piel se queme, te salgan manchas, aceleres su envejecimiento o, incluso, propicies otras afecciones más graves como el cáncer de piel o distintas enfermedades asociadas a la dermis.

Así, un gesto tan pequeño y cotidiano como es el de echarnos la crema solar en la piel, debe ser tomado muy en cuenta, para que la propia loción, ya sea más líquida o espesa, penetre bien en nuestra piel y haga en condiciones todos sus efectos de protección frente al sol. Os contamos cómo te tienes que echar la crema solar.

Consejos básicos sobre la crema solar

woman standing on beach

Tomar el sol nos beneficia. Es cierto que los rayos del sol contienen mucha vitamina D que necesitamos para la mineralización de los los huesos, y ésta es muy esencial, pues ayuda en la absorción de calcio y fósforo en el intestino y evita su pérdida en el riñón. Y por ello, según el Dr. Jorge Romaní De Gabriel, especialista en Dermatología, en unas declaraciones para el blog de salud de Mapfre, explica que hay que utilizar un protector solar con un índice de protección de SPF 15 al menos, y que debemos aplicarlo sobre toda la piel expuesta al sol, incluyendo los labios, e incluso en los días nublados.