multa, las mas caras

Cuando coges el coche, lo que menos quieres es que alguien vaya a ponerte una multa. No es ya solo el hecho de que te digan que has hecho algo que no debías hacer, es que las multas también hay que pagarlas, y a veces las cifras son tan altas que mejor no haber cogido el coche o la moto ese día.

Porque sí, si piensas que 90 euros, o 600 euros es mucho dinero por una multa, espera a conocer cuáles son las multas más gordas que se han puesto, porque algunas de ellas van a hacerte tener taquicardias pensando en que podía haberte pasado a ti.

Las primeras multas que se pusieron por exceso de velocidad

multa

Reconócelo. No es lo mismo ir al volante de un monovolumen que ir en un deportivo con bastantes caballos. Aunque no quieras, ese último coche acelera que da gusto y, sin darte cuenta, puedes superar la velocidad permitida y, por ende, comerte una multa.

Pero en este caso te vamos a hablar de la primera multa que se puso por exceso de velocidad. ¿Quieres apostar a cuánto iba la persona? Para ello, te presento a Walter Arnold, un hombre de East Peckham, Reino Unido.

Él fue la primera persona a quien le pusieron una multa por exceso de velocidad. Y ocurrió en 1896, cuando iba por una carretera limitada a 2 millas por hora, a 8 millas por hora. ¿Su castigo? Pagar 1 chelín por haber cometido esa infracción.

Pero espera, que algo parecido le ocurrió a un alemán, Jacob, que se puso a conducir a 12 millas por hora en la calle de Lexington Avenue, en Nueva York (cuando el límite era más de la mitad de su velocidad). Detuvieron al hombre ¡y hasta estuvo en prisión!

O, por ejemplo, en 1904 cuando Harry Myers recibió la multa en papel con una cifra, para esa época, bastante grande: 250 dólares por conducir por la calle West Third en Dayton, Ohio, Estados Unidos, a 12 millas por hora.