Radares

Si bien es cierto que la principal función de los radares en las carreteras españolas tienen la finalidad de evitar accidentes, hay más de uno cuya verdadera finalidad consiste en recaudar el máximo dinero posible. Así de simple: la DGT emplaza algún que otro radar con claro objetivo recaudatorio. Sí, ese dispositivo puñetero que lo ponen en plena bajada para cazarte….

Y claro, son un verdadero quebradero de cabeza para los conductores. Más, si se tienen en cuenta las increíbles cifras que recaudan estos radares solo en la ciudad de Madrid. La cosa está clara: hay que conducir con precaución. El exceso de velocidad es una de las causas de mortalidad más habituales en la carretera. Pero, también es cierto que hay muchas ocasiones en las que la DGT busca rascarnos el bolsillo. ¿Quieres evitar que te multen? Sigue leyendo.

¿Qué tipo de radares me puedo encontrar en las carreteras españolas?

Radares

Seguramente esta sea una pregunta que te habrás hecho muchas veces. Más que nada porque hay veces que es muy fácil identificar un dispositivo de este tipo.

Pero en otras ocasiones, es más que probable que te haya llegado una multa a casa y no sepas en qué momento se pudo realizar la foto hasta que no ves los datos correspondientes.

¿El motivo? Hay tres tipos de radares para controlar la velocidad en las carreteras españolas. Dejando de lado otro tipo de dispositivos más novedosos, como los recientes drones que ha comprado la DGT, o el conocido helicóptero Pegasus de la Dirección General de Tráfico, podemos diferenciar tres tipos de radares: fijos, móviles y por tramo.