Canarias-Navidad

En plena temporada alta, Canarias, el único territorio español que vence la estacionalidad cada invierno, se enfrenta a la campaña de Navidad más incierta de su historia reciente. El anuncio de última hora del Gobierno británico de imponer cuarentena a los viajeros procedentes de las Islas a partir del 12 de diciembre, añade aún más tensión, a un destino que vivía con inquietud el impacto de la crisis migratoria en las intenciones de los turistas.

Con una oferta disponible de vuelos del 47%, con los cruceros alemanes operando y en aumento y con una oferta hotelera desigual, todavía faltaba el último adorno para completar la oferta navideña insular. Y llegó: un decreto canario admitía los test de antígenos para el control sanitario de los viajeros. Ahora sí, la Navidad podría salvar el invierno turístico canario. Hasta que el Reino Unido retiró al archipiélago de su lista de “corredores seguros”. El mercado tradicional de Canarias lo encabezan los británicos, seguidos de alemanes y escandinavos-, sobre los que ya planeaba el telón de fondo de la crisis migratoria.

Tras insistentes reivindicaciones, los empresarios conseguían que los test rápidos de antígenos también fueran válidos para poder acceder a Canarias desde cualquier país extranjero considerado de riesgo por Covid-19. El archipiélago atlántico se convertía esta semana en la primera comunidad autónoma de España que acepta este tipo de pruebas diagnósticas.

Uno de los indicios de lo que podría suponer esta Navidad en la temporada de invierno lo aporta el 47% de la oferta de vuelos a las islas, respecto a la capacidad disponible en 2019. Para el Gobierno canario, no se trata de un porcentaje bajo, habida cuenta de que el grueso de los turistas llegar por mar y aire. Las restricciones de movilidad de algunas Comunidades Autónomas españolas tampoco afecta a una oferta que se abastece básicamente de turismo internacional, con una demanda nacional casi testimonial.

El principal mercado en Canarias sigue siendo el británico, seguido del alemán y el procedente de los países escandinavos. Por eso, partiendo de una demanda que llega “debilitada” al calendario navideño, ahora la atención, tanto de las patronales de turismo y como el Ejecutivo insular, se centra en el comportamiento de la pandemia en estos países de origen, según explican a MERCA2 fuentes del autonómico. Por su parte, Canarias está preparada para la llegada de turistas.

Sin embargo, la patronal hotelera de la islas (Ashotel) no avanza pronósticos, al menos, no todavía. “En un año tan excepcional no generamos estadísticas , porque venimos de un ‘turismo cero’ y ahora encontramos hoteles cerrados, hoteles al 20% y otros al 40%, por lo que hallar una media supone distorsionar la visión de conjunto” del sector.

Otro de los termómetros que miden la intención y el interés por viajar al archipiélago en las próximas semanas se sitúa en la reserva hotelera. Según los datos de la agencia de viajes online española Destinia, el 65% de las reservas de turistas extranjeros que se ha realizado para esta campaña de Navidad en España se hace en Canarias.

Otro de los indicios de lo que apunta a buena temporada es el incremento en la oferta de cruceros a las islas. La alemana TUI Cruises abría camino en noviembre. Tras el exitoso lanzamiento de sus cruceros desde los puertos alemanes y en Grecia, la compañía naviera comenzaba a operar en Canarias. El turismo de cruceros regresaba por las islas a España. Eso sí, las estrictas medidas de seguridad en tierra y mar, permitían la vuelta del buque crucero de TUI, pero convertido en una infranqueable ‘burbuja’ flotante.

En el mes que lleva operando TUI no se ha detectado ningún positivo entre los viajeros aunque sí entre los tripulantes, que se han quedado en tierra cumpliendo la cuarentena. De igual forma, los cruceristas en sus excursiones por las islas no entran en contacto con los residentes. Las realizan en grupos burbuja y en autobuses contratados en exclusiva para ellos.

El crucero se ha mostrado como un lugar seguro y Canarias como destino con garantías. Así, un mes después de que TUI Cruises iniciara operaciones en el puerto de Las Palmas sin incidencias, Aida y Hapag Lloyd seguían sus pasos y empezaban a operar, a principios de diciembre.

Además, también en diciembre, el día 17, TUI incorporará un segundo barco, el ‘Mein Schiff VI’ a las islas tras la buena demanda registrada por el ‘Mein Shiff II’, que empezó a operar el 5 de noviembre con 900 pasajeros.

LA SOMBRA DE LA INMIGRACIÓN

En cuanto a la llegada masiva de inmigrantes que sufre desde hace meses el archipiélago, la previsión de las autoridades canarias es que no va a afectar al turismo. Fuentes de la Consejería de Turismo inciden en que a estas alturas sólo quedan inmigrantes en 17 establecimientos alojativos, un porcentaje “ínfimo” de la oferta y que saldrán de estos hoteles antes de final de año. Pese a todo, admiten “el ruido en el entorno mediático” que se ha generado alrededor del sector turístico.

También los empresarios de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT) y la alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, coinciden con el Ejecutivo canario en que el día 31 de diciembre será el último día que permitirán alojamientos turísticos para inmigrantes. De hecho, tanto los empresarios como la primera edil hablan de la aplicación de sanciones a los hoteles que sigan facilitando este hospedaje.

En cuanto a la crisis migratoria la intensidad de la ola migratoria en las costas canarias no se reduce. “Siguen llegando los mismos”, aseguran fuentes conocedoras de la situación, si bien alegan que “han ocupado habitaciones que hasta ahora estaban vacías, y así se iban a quedar” y no niegan que “lo peor es la mala imagen para Canarias” de cara a captar turismo de invierno.

En este sentido, la homologación del test de antígenos animaban a los empresarios de la zona a prever llegadas en las próximas semanas. De hecho, para el sector turístico el factor decisivo para incentivar la demanda internacional dependía, en mayor medida, de admitir la validez de test de antígenos. Pero el anuncio del Gobierno británico desestabiliza de nuevo las moderadas expectativas turísticas.

El secretario de Transportes británico, Grant Shapps, justifica la decisión por el “aumento de casos y tests positivos semanales”. Reino Unido había incluido a Canarias en esta lista de lugares seguros el pasado 22 de octubre.

Según las cifras hechas públicas este miércoles, Canarias tiene una incidencia acumulada de 93,48 casos diagnosticados por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días y de 52,15 en los últimos siete días. Si nunca fue blanca en Canarias, lo cierto es que esta Navidad podría ser la más negra para el sector turístico.