La rebaja en la factura de la luz dinamita la paz energética‘. Así titulaba MERCA2 en la apertura del periódico el pasado 16 de diciembre. Este viernes se confirma que dicha paz ha saltado por los aires. En concreto, Naturgy ha decidido poner fin a su pertenencia en Aelec (Asociación de Empresas de Energía Eléctrica).

Surgida de la antigua Unesa y conformada desde sus inicios por las ‘grandes’ eléctricas, la primera reacción de Aelec, una vez se conoció el anteproyecto de ley que pretendía sacar del recibo de la luz la retribución a las renovables para redistribuirlo por los costes energéticos del sector, fue aplaudir la decisión. Y ahora se pagan las consecuencias.

Así, el respaldo por la patronal eléctrica al anteproyecto de Ley del Gobierno para la creación del Fondo Nacional de Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE), con el que se pretende repartir los costes de las renovables entre todos los sectores energéticos, ha sido “el detonante final” para esta decisión.

En concreto, Naturgy envió el pasado 5 de enero una carta en la que muestra su intención de abandonar la asociación después de que el pasado lunes se presentaran las alegaciones al anteproyecto, según adelanta El Economista.

Desde el primer momento había dos compañías, Naturgy y Repsol, que sufrían un importante agravio con respecto a las medidas que se pretendían tomar. Y ese malestar ha conducido, finalmente, a tomar esta decisión por parte de la compañía presidida por Francisco Reynés.

UN DEBATE IMPORTANTE

Aelec, de la que forman parte también Endesa, Iberdrola, EDP España y Viesgo, ha refrendado en todo momento la creación de este fondo, al considerar que soluciona “la falta de coherencia” de repercutir en exclusiva sobre el consumidor eléctrico los esfuerzos para la descarbonización, aplaudiendo así que los costes de las renovables se financien con las ventas de todas las empresas que comercializan energía y no sólo a través del recibo de la luz.

Esta visión sobre el FNSSE choca frontalmente con los intereses del sector gasista, que, a través de la Asociación Española del Gas (Sedigás), ha pedido que “no se ponga en riesgo al sistema gasista español”.

En concreto, el Gobierno prevé que la aportación de las empresas al FNSSE sea progresiva, partiendo de un total de 954 millones de euros -el 20%- a repartirse en el primer ejercicio, hasta asumir unos 4.765 millones de euros -el 100%- al quinto.

De esta cifra en 2025, el sector petrolero asumirá el 43,7% (unos 2.085 millones de euros), el eléctrico el 31,5% (unos 1.500 millones de euros) y el gasista el 24,8% (unos 1.181 millones de euros).