Mr Jeff es una startup española dedicada al negocio de la lavandería a domicilio, en tiempo récord. Acaba de cerrar una ronda de financiación de 12 millones de dólares, con los que pretende expandirse a nuevos mercados.

En tan solo dos años los fundadores de la empresa, tres jóvenes menores de 25 años, han conseguido reventar todas las estadísticas, expandiéndose en siete países y contando, hasta el día de hoy, con aproximadamente 1.000 franquicias. All Iron Venture ha sido el principal inversor, en lo que ha supuesto la primera ronda de financiación con capital ajeno. A eso hay que sumar 3,5 millones de dólares más, captados en operaciones anteriores. Con este dinero pretenden consolidarse en los mercados en los que ya están presentes, ampliar la plantilla para reforzar los equipos, e incorporar talento.

La startup encuentra un encaje perfecto en la vida millennial, con muchas cosas que hacer, horarios imposibles, y poco tiempo. La vida a través de una app que simplifica los procesos que menos nos gustan, por una cantidad determinada de dinero. El confort y la comodidad en detrimento de lo material, con un modelo de negocio que se basa en un servicio rápido, on demand. El usuario solicita dónde y cuándo quiere que le recojan la ropa sucia. En un periodo de 48 horas estará lavada y planchada y de camino al lugar donde requiera el cliente.

Bewe cierra una ronda de financiación de dos millones de euros

Bewe.io, la compañía de software para centros de belleza y salud, cierra una ronda de financiación de dos millones de euros, liderada por el...

La startup funciona como intermediaria entre el usuario y las empresas de lavado, gracias a acuerdos con tintorerías y lavanderías. El pago se hace mediante la app, con tarjeta de crédito o PayPal. Además, están asegurados con Plus Ultra Seguros, por si en el proceso alguna prensa resulta dañada.

De momento, Mr Jeff no tiene las cuentas publicadas en el Registro Mercantil, y por tanto, no se puede saber si la startup da beneficios o no. El pasado mes de agosto la empresa adquirió Lava é Leva, la franquicia más grande de Brasil, con más de 350 puntos de venta. Con esta operación se hizo con uno de los mercados más grandes del mundo. Ahora sus fundadores quieren conquistar el mercado latinoamericano, ampliando sus puntos de venta y franquicias en Panamá, Costa Rica y Uruguay, pretenden tener presencia en 30 países, a los que habría que sumar Colombia, Argentina, Chile, México, Perú y Panamá.

La ambición de los creados es tan grande como su talento. Eloy, Adrián y Ruber empezaron a trabajar en Valencia, después ampliaron a Madrid, cruzaron el charco y probaron en Latinoamérica, donde existe mucha competencia en ese mercado, y ahora han puesto el ojo en el mercado asiático, donde aspiran entrar con buena acogida. Su proyecto cuenta con el beneplácito de muchos de sus colegas, fundadores de startups que han triunfado con modelos de negocio similares, son ellos los primeros que colaboraron con el proyecto.

Eloi Gómez, CEO y cofundador de la startup señaló que los buenos resultados obtenidos anteriormente han servido de empuje de cara a la ronda financiera: “Hemos demostrado que el modelo de negocio y la red de franquicias Mr Jeff se trata de un proyecto validado en un sector estratégico, y que ofrece la oportunidad de crear un modelo replicable en industrias fragmentadas”. En 2018 abrieron 1.000 franquicias y esperan que en el 2019 puedan expandirse en 30 países. No obstante, cuentan con más de 150 empleados directos y 2.500 indirectos.

UN SECTOR AL ALZA

Mr Jeff bebe de las fuentes de las industrias tecnológicas, sin embargo el negocio de lavadoras fuera de casa es muy antiguo, aunque en los últimos años ha comenzado a despuntar. El sector de las lavanderías industriales no ha parado de crecer. A hoteles y grandes establecimientos se han unido ahora muchos particulares que ven un ahorro en gasto de energía y agua, lavando la ropa fuera de casa, que repercute en su economía doméstica. En nuestro país cada vez es más común ver uno de estos establecimientos, algo que hace pocos años era impensable.

Si además de lavar la ropa, el usuario la adquiere planchada, en su domicilio, en un máximo de dos días, el negocio parece redondo. Ha cambiado la forma de pensar y las costumbres, ahora no es imprescindible tener una lavadora en casa.

Comentarios