miel mejor que antibioticos

En un futuro podríamos llegar a usar la miel para que cumpla la función de los antibióticos, con la ventaja de que es natural y no tiene efectos secundarios. Sin embargo hay un cierto sector de la población que se vería perjudicada por esta sustitución, como las personas que padecen diabetes, alergia al polen e incluso los niños pequeños por el azúcar.

La miel desde siempre ha sido un remedio natural para ayudar a nuestra salud. Además, también es un buen remedio para cuidar nuestra piel con tratamientos naturales y muchos de ellos son caseros y sencillos de hacer.

Científicos han investigado sobre su posible función como antibiótico natural. En algunos tratamientos para curar infecciones la miel es utilizada como complemento junto a los antibióticos que conocemos y usamos con frecuencia. A continuación, te dejamos con toda la información necesaria al respecto.

Las razones para asegurar que la miel es mejor que los antibióticos

estudios miel mejor que antibioticos

La miel contiene bacterias de ácido láctico (BAL), estas ayudan a que la acción antimicrobiana combata las bacterias que estén produciendo un mal en el cuerpo. Investigadores decidieron poner a prueba las BAL de la miel al tratar 42 patógenos de las heridas que sufrían 22 pacientes distintos. De esta forma obtuvieron como resultado que había surgido el mismo efecto que los antibióticos comunes. Después de haber logrado tratar heridas de caballos con miel que no conseguían curarse y que los resultados fueran positivos, la investigación consiguió avanzar y reforzarse.

Tobias Olofsson, profesor en la Universidad de Lund, aseguró que estos beneficios que se logran conseguir de la miel son a causa de utilizar un alimento fresco y puro. Es por ello que la miel ya envasada que ha sido sometida a un proceso en las industrias para su comercialización, en el que las bacterias lácticas mueren, no funciona para tratar patologías.

De cualquier forma, los estudios han confirmado que la miel puede ser utilizada como antibiótico natural, por lo que podría a llegar a convertirse en la sustitución de los antibióticos convencionales. Y es que esto supone un avance extraordinario para la medicina, ya que las sustancias químicas pueden producir efectos secundarios en los pacientes.