La salud ocular es fundamental y, sin embargo, no le prestamos toda la atención que deberíamos. Esto hace que no sea raro que aparezcan molestias como los ojos rojos. En la mayor parte de los casos es algo puntual que no tiene mayor importancia, pero en otros puede ser síntoma de que algo no está bien y debemos tomar medidas.

Lo que está claro es que la irritación ocular es algo realmente molesto, que a su vez puede dar lugar a que aparezcan picores y nos frotemos los ojos, lo que contribuye a empeorar la situación. Por eso, vamos a ver qué podemos hacer cuando tenemos los ojos enrojecidos para paliarlo cuanto antes y de la mejor manera posible.

Cuida tus ojos para prevenir la irritación ocular

prevenir irritacion ocular

Dicen que prevenir es curar y en este caso también se aplica. Si sueles padecer enrojecimiento en los ojos lo mejor es que más que buscar paliativos busques fórmulas de evitar que esto se produzca.

Para empezar, procura no estar en corrientes de aire, esto puede hacer que la humectación natural del ojo se evapore con más facilidad y aparezcan las molestias. Por otro lado, asegúrate de llevar siempre contigo tus gafas de sol, hasta en invierno, y póntelas siempre que estés en el exterior. Así evitarás que el sol, el aire y los contaminantes te afecten directamente a los ojos.

Cuando aparecen las molestias existe la tentación de tocar y rascar el ojo, pero es mucho mejor no hacerlo ni aplicar agua, esto podría aumentar todavía más la sensación de molestia. Lo ideal en estos casos es aplicar colirio o suero en monodosis. Eso sí, antes de tocar el área cercana al ojo es imprescindible lavarse bien las manos.

En la mayoría de los casos tener los ojos rojos no es grave. Pero si ves que aparecen otras molestias como extrema sensibilidad a la luz, dolores de cabeza, fiebre o problemas de visión, o incluso si no hay más síntomas pero el enrojecimiento se vuelve habitual, lo mejor es consultar con un especialista.