dieta para problemas de corazón

Existen muchas dietas para poder bajar de peso de forma progresiva y otras que lo hacen de forma muy rápida. Por lo general, las que lo hacen de forma rápida son las llamadas dietas milagro que suelen ser bastante peligrosas para la salud, incluso de las personas que están sanas. Por tanto, deberías evitarla, más aún si padeces algún tipo de problema de corazón o de cualquier otro tipo. Para esos casos, existe alguna dieta que te permitirá adelgazar de forma segura.

Aquí tienes algunas claves para poder elegir una dieta adecuada para este tipo de patologías, y algunas recomendaciones para evitar caer en algunos errores típicos.

Claves para una buena dieta si tienes problemas de corazón

¿Qué debes saber?

Si buscas perder peso, se suele recomendar comer menos, pero realmente lo que hay es que comer mejor. Esa es la clave de una dieta saludable. Comer de forma equilibrada, y de todo. La clave está en que las calorías que consumas sean de calidad, y no vacías.

Además, si tienes algún tipo de patología, como las enfermedades del corazón, es importante que antes de comenzar una dieta consultes con tu médico sobre esa decisión para que te pueda asesorar. No busques dietas de Internet o en ciertos centros nutricionistas donde solo buscan resultados rápidos y no la salud.

Existen algún tipo de dieta como la cetogénica o las de ayuno intermitente, o algunas que fomentan el consumo de proteínas, etc., que no son nada recomendables para cuando se tienen problemas de salud. De hecho, algunos estudios de la Universidad de Oxford pusieron en su objetivo las dietas bajas en calorías, por debajo de las 2000 kcal recomendadas para un peso saludable. Y según las conclusiones, este tipo de dietas podía empeorar la situación del paciente.

El trabajo publicado muestra resultados preocupantes, y el problema no está en sí en la mera reducción de las calorías en la dieta, sino que los recortes de calorías en algunas dietas milagro son tales que se generan problemas de salud por la búsqueda de adelgazamiento rápido. Algunos análisis determinaron que aunque la grasa visceral y alrededor del hígado había reducido, la del corazón se había aumentado considerablemente, perjudicando su actividad. En conclusión, parece que las pérdidas de grasa rápida hace que sea absorbida por el músculo cardíaco.

Por tanto, si tienes problemas de corazón o de cualquier otro tipo, incluso si no los tienes, di siempre no a una dieta demasiado estricta con consumos reducidos de calorías o privación de cierto tipo de alimentos. Ese tipo de dietas solo se deben llevar a cabo en caso de que sea necesario, y seguidas por un profesional de la salud, como en algunos casos de hipertensión, diabetes, obesidad, etc.