sueños eróticos

Los sueños eróticos se suelen confundir con las fantasías eróticas. Te lo explicaré de forma sencilla, en los sueños eróticos no mandas y en las fantasías sí. Muchas noches, te acuestas y el tiempo simplemente pasa. De pronto, has cerrado los ojos y al abrirlos suena el despertador. Sin embargo, hay otras noches que te lo pasas en grande soñando.

Tu cerebro deja de pensar y tus sueños eróticos se quedan totalmente libres de contención. Cuando duermes es el momento en el que tus pensamientos sexuales están más latentes.

Lo habitual es soñar con lo último que has visto, pensado o hablado. En el caso de los sueños eróticos, a menudo hay una diferencia entre sexos. Los hombres suelen fantasear con personas inventadas o platónicas. Sin embargo, las mujeres lo hacen con sus parejas o con personas con las que ya se han acostado.

Sueños eróticos o húmedos

sueños eróticos

Es en la fase REM cuando se producen los sueños húmedos. Las mujeres pueden mojarse y excitarse e incluso tener un orgasmo y en el caso de los hombres puede tener erecciones, mojar la cama o también llegar al clímax.

Cuando duermes, el 8 por ciento de las veces tienes sueños de contenido sexual en el que te excitas o mojas la cama. El problema es que cuando te despiertas no lo recuerdas.

Los más recurrentes, tanto en hombres como en mujeres, son de índole sexual. En ellos besas, tonteas, ligas o te piden sexo salvaje. Los sueños eróticos son un poco frustrantes si los recuerdas. Por la mañana te levantas con un subidón considerable, pero cuando descubres que no ha sido realidad te vienes abajo de nuevo.

La cosa se puede quedar en lo que es un sueño o subir de nivel y que se conviertan en húmedos. El 4% de las veces que tienes este tipo de noches acabas mojando la cama y teniendo un orgasmo.

Sueños húmedos

sueños eróticos

Se consideran poluciones a los sueños eróticos que terminan siendo húmedos. Es la eyaculación que sucede mientras duermes. Un sueño erótico no tiene por qué terminar en polución. Sin embargo, uno húmedo es lo que la propia palabra indica.

Este tipo de “incidentes nocturnos” son más comunes en la adolescencia o en los últimos años de esta. Las hormonas están más revolucionadas y la acumulación de esperma tiene que salir de alguna manera para compensar los niveles. Lo bueno es que no vas a mancharlo todo, al igual que cuando tienes un orgasmo buscado. En estos casos la cantidad de líquido seminal es bastante menor.  

No es una ciencia exacta. Puede ser que lo que estás leyendo te suene a chino y jamás hayas tenido un sueño erótico ni una polución nocturna. No es algo que tenga que suceder sí o sí. Hay algunas personas que nunca han tenido uno mientras que otros han tenido por los anteriores y por ellos.

Las personas que se masturban más veces tienen menos probabilidad de que su cuerpo necesite descargarse solo. Al igual que cuando vas creciendo y manteniendo relaciones sexuales con frecuencia tampoco es habitual tener poluciones nocturnas.

Poluciones

sueños eróticos

La eyaculación nocturna puede o no ir ligada a un sueño erótico. Como ya te he dicho, es algo más asociado a la adolescencia y por exceso de niveles de semen en los testículos. Suele ser más algo físico que erótico. Entre los doce o trece años de edad, que es cuando los niños están conociendo su cuerpo y aún no se masturban mucho, es cuando comienzan a tener poluciones.

En el momento en el que avanzas de edad, las eyaculaciones nocturnas desaparecen o son muy escasas. Según el ritmo sexual que lleves en tu vida. No es algo que quieras que suceda. Simplemente pasa. En una noche, un hombre puede tener de 4 a 5 erecciones y en alguna de ellas puede terminar eyaculando.

No tienes por qué darte cuenta de lo que te ha sucedido. Como te he dicho, no es la misma cantidad que cuando te masturbas o mantienes relaciones. Son contracciones involuntarias que acaban en orgasmo, pero por la mañana seguro que sí te darás cuenta de lo bien que lo pasó tu cerebro solito.

No es algo por lo que sentir vergüenza o tener que preocuparte. El cuerpo sabe exactamente lo que se hace y cuando tiene un exceso de algo se encarga de expulsarlo, quieras o no. Si te sientes mal cuando te sucede tan solo tienes que vaciar tú antes los “depósitos” y dejará de sucederte.  

Fantasías eróticas en tus sueños

sueños eróticos

Los sueños son el único lugar en el que no hay reglas. En la mayoría de los casos tu vida diaria entra a formar parte de tus sueños, tanto para bien como para mal. Es un arma de doble filo.

Freud dijo que todo lo que vives mientras estás despierto tu cerebro lo acumula y lo va procesando mientras duermes. Si ves una película de miedo tendrás pesadillas, si ves una de amor, soñarás con el amor y si tienes pensamientos eróticos tendrás sueños eróticos. Te repito que lo último que piensas es en lo que sueles soñar después.  

En el sueño no eres responsable de lo que suceda, no eres consciente de que es un sueño hasta que despiertas. Los sueños profundos pueden llegar a resultar igual de creíbles que la vida misma.

La mejor forma de aprovechar la noche es tener algún sueño erótico. También puedes matar a alguien mientras duermes, no hay reglas. Pero, puede ser que por la mañana no te sientas igual de bien contigo mismo que si has pasado una noche de sexo y lujuria.

Significado

sueños eróticos

Tu cuerpo y tu mente son más inteligentes de lo que piensas. Cuando tienen alguna carencia te lo dicen como mejor saben. Si te falta azúcar, si estás deshidratado o si tienes carencia de alguna vitamina el organismo te manda señales.

En este caso, tener muchos sueños eróticos puede indicar que tienes una necesidad imperiosa de hacer cosas que sueñas o que tienes que mantener relaciones o masturbarte. Los sueños eróticos pueden significar que no estás satisfecho con tu vida sexual. Es una forma en la que el subconsciente te está avisando del problema.

Si tienes pareja sería buena idea que hablases sobre estos sueños y si los dos los estáis teniendo es hora de ponerlos en práctica.