A la Reina Letizia le ha costado mucho acostumbrarse al rígido protocolo real. Unas veces por desconocimiento y otras porque no le da la gana, Doña Letizia no cumple las normas y hace lo que le apetece.

Los más puristas de la Casa Real se llevan las manos a la cabeza y otros creen que algo de flexibilidad en el protocolo ayuda a modernizar la institución.

¿Se comportó de manera adecuada la Reina Letizia en estas situaciones? Juzgad vosotros mismos: veces que ha cruzado las piernas o caminar por delante del rey son algunos de los errores de Doña Letizia.

Un desprecio al Rey

Un desprecio al Rey

En el gran día de Felipe VI como rey, el día de su proclamación, la reina Letizia tuvo un feo gesto con su esposo.

Ante las puertas del Palacio de la Zarzuela, el rey le abrió las puertas del coche que les llevaría al Congreso de los Diputados para que pasase a su interior. Pero Letizia le dejó colgado con un solo gesto.

En lugar de entrar en el vehículo como le indicaba el Rey, prefirió acompañar a sus hijas Leonor y Sofía e indicarles ella el asiento. De nuevo la Reina se saltó el protocolo.