kike-sarasola-room-mate
Kike Sarasola en la terraza del Hotel Room Mate Macarena (Madrid). Foto cedida por Room Mate Hotels.

“Mucha preocupación”. Esa es la sensación que transmite el fundador y presidente de Room Mate Hotels, Kike Sarasola, cuando se refiere a la situación del turismo. El hastío ante la crispación política y ante las críticas gratuitas al sector también está muy presente en su discurso. Pero ni una cosa ni la otra impiden al empresario “pensar a lo grande”. Lejos del drama y de acomodarse en la queja, prefiere ponerse a trabajar. No para de buscar ideas. El objetivo del sector es inequívoco: “es momento de aguantar”, como sea, “con fusiones, compras, ventas, creando grupos, hay que unirse”. De hecho, Room Mate “está estudiando varias operaciones”, asegura.

Preocupación por los rebrotes, preocupación por la imagen que proyecta España en el exterior, preocupación por el trato que recibe el sector por parte de la administración y preocupación, y mucha, por la enorme crispación política que parece contaminarlo todo. Y frente a un entorno tan inquietante, solo cabe “resistir, trabajar por la marca España y pasar de una vez por todas del modelo de cantidad al modelo de calidad” en el turismo, insiste Sarasola.

Para el empresario es fundamental recordar que “el turismo es transversal a todos los sectores” y un importante “generador de empleo”, por eso no entiende el afán “en tirar piedras a nuestro propio tejado”. Precisamente esa transversalidad, tan beneficiosa en las épocas doradas del turismo, es la misma que en este escenario inédito obliga a aunar esfuerzos. Plenamente consciente de que la demanda nacional no es capaz de cubrir la oferta turística del país, “deberíamos trabajar en la imagen exterior de España, olvidarnos de las comunidades autónomas, y diseñar una campaña brutal bajo la marca España”, propone Sarasola.

En su apuesta decidida por el turismo de calidad defiende los mercados chino y americano como máximos exponentes del turismo cultural, gastronómico y de compras en España. En este sentido, explica en una entrevista concedida a MERCA2 cómo París y Londres se han unido en una suerte de joint venture para captar visitantes en esos dos mercados. El empresario toma estos ejemplos para incitar a la acción de España en el mismo sentido: “tenemos que movernos”.

El presidente de Room Mate propone que la capital española se suba al carro francés y británico para crear un eje Madrid-Londres-París a la caza del turista chino y americano. “El alcalde de Milán también ha manifestado su intención de atraer dos millones de turistas de estos dos mercados”, a la capital de la moda, recuerda “no tenemos que inventar nada” sólo trabajar en soluciones.

Y en esa búsqueda por poner en valor un sector que ahora se está evidenciando imprescindible para la buena marcha económica, Sarasola ha sido de los que ha defendido durante años la necesidad de un Ministerio propio y específico para el turismo. “Y ahora me ratifico mucho más”, y añade “se necesita en el Gobierno un profesional como la copa de un pino liderando la principal industria del país, debemos pensar en grande” y decidir “dónde queremos colocar la industria más importante del país”.

También es de los que piensa que la crisis acelerará la evolución y los cambios en el sector. Una transformación que el mercado turístico ya venía reclamando y que le permitirá salir incluso reforzado en esa reorientación a la calidad, al turismo que aporta valor y a los conceptos relacionados con el relax, la experience y la calidad, que tanto se identifican con España como destino: “se puede, se debe, y tenemos que hacerlo, tenemos que pasar del modelo cantidad al modelo de calidad”, asegura.

RESISTENCIA PÚBLICO-PRIVADA A LA PANDEMIA

La unión de todos en esta pandemia no es opcional. La colaboración “público-privada” es una necesidad para la continuidad de un sector que funciona como elemento tractor de la economía. Por eso, “es momento de aguantar” afirma Sarasola, que se muestra confiado en que la vacuna llegará más pronto que tarde, “esto es una pandemia, que tiene un comienzo y un final”, y desde esta perspectiva, las empresas del sector deben “aguantar, con fusiones, compras, ventas, creando grupos, deben unirse, juntarse” y, en este sentido, Room Mate “está estudiando varias operaciones”.

Más que nunca esta situación pone sobre la mesa la necesidad de vencer la idea de estacionalidad, y plantear una oferta turística que permita prolongar la temporada alta y multiplicar las opciones para los turistas. Y en este contexto, “aguantar hasta final de año es fundamental” incide el empresario, que se pregunta, “¿qué vamos a ofrecer a los turistas si después de esta crisis no quedan bares, restaurantes, oferta cultural y de ocio?”

Room-Mate-Macarena

Room Mate rescata el verano con vistas al skyline de Madrid

Room Mate Hotels continúa con su plan de reaperturas escalonadas en todo el mundo. Madrid, Barcelona, San Sebastián, Málaga, Granada, Paris, Florencia...

Kike Sarasola respalda la prolongación de los ERTES y la ampliación de los créditos ICO, y todas las ayudas directas o indirectas que apoyen y protejan al tejido empresarial turístico en un momento crítico en el que “el sector público y privado deben caminar juntos”. Y para los políticos, una última petición: “bajemos el tono”, pide el empresario, y reconoce “no puedo más con esta crispación”, concluye.

REAPERTURA ESCALONADA Y A DEMANDA

Room Mate Hotels continúa con su plan de reaperturas escalonadas en todo el mundo. Madrid, Barcelona, San Sebastián, Málaga, Granada, París, Florencia y Milán son algunas de las ciudades en las que la cadena hotelera ha abierto sus puertas de nuevo al público.

Tras la cesión gratuita de 12 hoteles y tres edificios de apartamentos durante la crisis sanitaria, la cadena hotelera de Kike Sarasola recupera su esencia para reanudar su actividad y aportar su mejor cara a la oferta turística y de ocio de las ciudades donde opera.

Las reaperturas de Room Mate Hotels se suceden “a demanda” explica el presidente del grupo. Se abre y se cierra en función de las circunstancias, “en Miami hubo que volver a cerrar” por los rebrotes. Por lo pronto, el grupo cuenta con diez hoteles abiertos.

Entre las tendencias transitorias que deja la pandemia a su paso, se percibe una mayor preferencia por los apartamentos. Be Mate, la marca de apartamentos turísticos con servicios de hotel del grupo empresarial, registra un aumento en la demanda. Aunque, en consonancia con la situación, las cifras son inestables y se mueven al ritmo que marca la evolución de la pandemia.

Mientras este año el objetivo es salvar la temporada, en 2019 Room Mate Group cerraba el mejor año de su historia, con una facturación que superaba, por primera vez, los 100 millones de euros (107,6 M€) y con 26 hoteles operando en siete países. Una trayectoria empresarial brillante de quien fuera deportista olímpico, fruto de su incansable espíritu de superación, del que sí convendría que se contagiara la clase política.