Juan Caño (APM): “El Gobierno ha encontrado la excusa para censurar la prensa”

Tres cadenas de televisión estadounidenses (ABC, CBS y NBC) decidieron cortan la comparecencia de Donald Trump cuando el presidente decidió atacar el sistema electoral de Estados Unidos. En opinión de Juan Caño, presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid esto también se debería hacer en España “pero es difícil porque en este momento los medios, especialmente los grandes, están muy polarizados”.

En una entrevista con MERCA2, destaca que en nuestro país “no existe esa unión que la asociación de la prensa predica”. Es decir, que todos los periodistas se unieran cada vez que se produjeran momentos como el que ocurrió en Estados Unidos, “y que aquí también se han producido en muchas ocasiones”.

Caño recuerda que ha habido muchos plantes de fotógrafos, pero se necesitarían más plantes cuando los periodistas observen que los políticos se desvían del camino correcto. Pero, ¿Cómo se puede conseguir si precisamente ahora el Gobierno quiere intervenir en los medios?

El presidente de la APM se muestra rotundo no siguiendo las directrices del Gobierno, no siguiendo lo que dice”. El filósofo Javier Gomá advierte, “prefiero equivocarme, a ser dócil a un Gobierno”, y eso es lo que considera que se debería hacer. “A veces, es preciso correr el riesgo de equivocarse a seguir a pies juntillas lo que dice el Gobierno”, insiste.

LA ASOCIACIÓN VIGILARÁ CADA PASO 

Aún no está muy claro que quiere hacer exactamente el Ejecutivo para controlar la “desinformación”, pues ha habido declaraciones contradictorias entre los propios ministros. En este sentido, Caño argumenta que lo que ha hecho el protocolo que acaba de publicarse es “abrir un resquicio por el cual puede colarse cualquier indicio de censura. Por eso, las asociaciones y en concreto, la asociación de la prensa “va a estar muy pendiente” de cada uno de los detalles y de cómo transcurre este protocolo.

Se va a vigilar de manera extrema cada uno de los pasos de ese comité, se solicitará que se aclaren los componentes, cosa que todavía no se ha hecho. Y cuáles son realmente y de forma precisa las funciones”, detalla.

Desde la APM dicen que es “indudable” la posibilidad de que existan ataques informáticos del exterior a nuestro país mediante el bombardeo de mensajes (centenares o millares) y esto, “es algo que debe pararse”. Pero “bajo esa excusa” no se puede hacer una monitorización de los mensajes que se generan en el propio país y que pueden ser críticos hacia el Gobierno.

Paralelamente, el presidente cree que la crisis sanitaria ha sido la puntilla para que el Gobierno diera este paso, pero desde luego “ya estaba en sus planes y han encontrado una magnífica excusa para poder llevarlo a cabo”. Existe el riesgo de que seleccionen a periodistas o medios (“bajo presión”) para que cambien sus líneas informativas.

LA PRENSA EN PANDEMIA

Juan Caño recuerda que la función de la prensa es informar, formar y entretener. Pero en estos momentos “añadiría una cuarta” y es alentar o animar a la gente a salir adelante, a tener “espíritu positivo”.

La prensa ha sido un altavoz “para lo bueno y para lo malo”, pero no ha habido suficientes canales de expresión sobre uno de los valores que se ha puesto de manifiesto en este tiempo, la solidaridad.

Hay medios que tratan de buscar la parte más negativa y otros la positiva. Y destaca que se ha visto reflejado, por ejemplo, en las llamadas colas del hambre. Se han publicado reportajes sobre las personas que se ponen en la cola, gente que ha perdido el empleo, pero “la parte positiva, la de aquellos que están en la cocina, esas personas que renuncian a su tiempo para cocinar para los demás, no se cuenta lo suficiente”.

Pese a ello, el presidente de la APM apunta que es necesario que la prensa exprese la verdad y no se rehúya del problema. Pues, “se está devaluando una parte esencial del periodismo y la verdad estos momentos bajo diferentes excusas”. Un caso claro es de las llamadas Fake News.

La asociación de la prensa tiene como objetivo favorecer que exista libertad prensa, de información y libertad de opinión. Pero, la gente tiene que poder distinguir entre lo que es periodismo y no lo es. “El periodismo garantiza que las informaciones han sido verificadas, priorizadas y contextualizadas”. Algo que se desvirtúa con redes sociales como Twitter y Facebook donde todo el mundo puede opinar e informar, sin ser periodista.

MODELO HÍBRIDO Y ESTILO NETFLIX

“Contra aquellos profetas del catastrofismo que dijeron en el siglo pasado que iban a desaparecer los periódicos en papel en un futuro muy cercano (10,15,20 años) se está demostrando que no es así”, argumenta.

Caño cree que es posible que se imponga un periodismo de Prêt-à-porter, que nace y vive de los medios digitales y un periodismo de alta costura, en papel.

“Indudablemente, convivirán bajo un modelo híbrido”, detalla. Pero es “probable” que a medio plazo no sea necesario que la prensa en papel publique todos los días, “a lo mejor” dos o tres días a la semana. Pero asegura que se mantendrá la edición en papel porque garantiza el prestigio de la marca.

También apunta a que estamos yendo hacía un Netflix de medios digitales, pues la multiplicación de muros de pago “va a hacer imposible que una persona se pueda suscribir a todos”.

En cuanto al futuro de la prensa, destaca “algunos riesgos”, uno de ellos es que al salir  de la pandemia se instale el teletrabajo “y nos convirtamos en teleperiodistas, o Wikiperiodistas”, y deje de existir el periodista con olor a calle. “No se puede abandonar la tradicional búsqueda de la información en la calle y que se haga exclusivamente de forma telemática”, concluye.