ISR MERCA2
Foto de familia del tercer Observatorio de la Inversión.

El tercer Observatorio de la Inversión organizado por MERCA2 el pasado 4 de julio pivotó sobre la Inversión Socialmente Responsable (ISR), una manera de gestionar los activos que más que una tendencia se convertirá en un fin.

En la mesa redonda participaron cuatro ponentes con un amplio conocimiento en la materia. Por un lado, el director general de Spainsif (plataforma de encuentro y referencia en materia de ISR en España), Francisco Javier Garayoa. Por el lado de las gestoras, el director de ISR de Santander Asset Management, David García; la directora de Marketing y Comunicación de Schroders, Pilar Vila; y el director de Desarrollo de Negocio de Allianz Global Investors, Jesús Ruiz.

En primer lugar, definieron lo que son para ellos las inversiones socialmente responsables. Pilar Vila señaló que se trata de “aquella gestión de activos que tiene en cuenta factores más allá de los puramente fundamentales o financieros”. “Entendemos”, indicó Francisco Javier Garayoa, “que está abierta a todo este tipo de productos que contemplan la parte de ASG como visión de riesgos y los mismos aspectos desde una visión de impacto en cuanto a la sociedad y al retorno para el inversor”.

Automóvil

Saltan todas las alarmas en el sector español del automóvil

El sector español del automóvil tiene un problema muy serio. Pese a que los datos de la economía nacional no son malos, las ventas...

Jesús Ruiz apuntó un detalle principal: el largo plazo. “Creemos que para hacer inversiones socialmente responsables tienes que definirte como inversor a largo plazo y gestor activo”, declaró. “Uno de los motivos de la gran crisis fue el cortoplacismo en la financiación; cada vez se quería más rentabilidad en menos tiempo”, incidió David García. “El cortoplacismo rabioso de conseguir la máxima rentabilidad en el mínimo tiempo ha llevado a auténticos desastres”, reflexionó Francisco Javier Garayoa.

LA EXPLOSIÓN DE LA ISR

Si bien la inversión socialmente responsable lleva más de 20 años en los mercados, es cierto que en el último lustro ha vivido un crecimiento exponencial. No hay un solo factor que haya actuado como enzima, sino un cúmulo de ellos.

Por un lado, indicó Pilar Vila, “las gestoras se han dado cuenta de que a largo plazo lay más valor en aquellas empresas que añaden y cumplen con los factores ASG (medioambiente, social y gobierno corporativo)”. “Nuestra industria ha dado sentido financiero a la ISR”, añadió David García. “Eso es consecuencia de la madurez de este tipo de inversiones”, apuntillo el directivo de Santander Asset Management.

Pilar Vila Schroders
Pilar Vila, directora de Marketing y Comunicación de Schroders.

Otro de los factores aceleradores ha sido la rentabilidad. No hay que olvidar el objetivo principal de la inversión: lograr un retorno para el inversor. “En el momento en el que el mito de la baja rentabilidad cae, en el momento que se desliga la filantropía de la inversión ASG, se empieza a poner en valor este tipo de inversiones”, señaló el director de Spainsif.

Este movimiento no sería posible sin el cambio en la sociedad. El directivo de Allianz Global Investors indicó dos cambios sociales trascendentales. El primero, las nuevas generaciones. “Los millennials han declarado abiertamente una mayor sensibilidad hacia este tipo de inversiones”, dijo Jesús Ruiz. El segundo, las mujeres. “Nunca ha habido tanto peso de la mujer en la toma de decisiones de inversión como en esta generación; además de ser un inversor más racional a largo plazo, es mucho más sensible ante este tipo de cuestiones”, explicó. David García hizo un especial hincapié en el inversor institucional. “Ha sido el motor de crecimiento de este tipo de inversiones; fueron los primeros en ver potencial”, afirmó.

Los cuatro ponentes destacaron el papel de los reguladores y los países. El Acuerdo de París (2015), el Plan de Acción sobre Finanzas Sostenibles o los Principios para la Inversión Responsable (PRI, por sus siglas en inglés) de Naciones Unidas a los que se han suscrito más de 2.000 gestoras (la mitad europeas) son los más relevantes.

LA TRANSFORMACIÓN DE LAS GESTORAS POR LA ISR

Todo este cambio ha provocado la transformación de las propias gestoras de activos. En Schroders han desarrollado capacidades propias. “Creemos que es importante tener un equipo propio para interiorizar mejor los conceptos y ser capaces de transmitirlos mejor”, afirmó su directora de Marketing y Comunicación. Hoy ese equipo cuenta con trece personas especializadas en la integración de criterios ASG.

La gestora británica también está desarrollando sus propias herramientas “para intentar anticiparnos al futuro”. Por ejemplo, un cuadro de mando del cambio climático o una utilidad para medir de manera financiera el impacto que tiene una compañía en la sociedad y ver si a largo plazo seguirá siendo rentable.

En Allianz Global Investors llevan prácticamente dos décadas en ISR, lo que le ha llevado a pasar “por diferentes estadios” y evolucionar. Una de las medidas que han tomado ha sido utilizar cuatro proveedores de información. “Les pedimos los datos puros y luego los cocinamos internamente”, aclaró Jesús Ruiz. “Para las compañías cotizadas o inversores en renta fija, recibes unos 240 datos que luego asignas a cada una de las divisiones (A, S o G)”, explicó. Luego “los pesos hay que ajustarlos por sector”.

Jesús Ruiz Allianz GI
Jesús Ruiz, director de Desarrollo de Negocio de Allianz Global Investors.

Desde Santander Asset Management, destacan al igual que Schroders la importancia de un equipo especializado. “Tenerlo te ayuda a transformar la gestora porque como la ISR es trasversal ha de calar en todas las estructuras de la compañía”, reconoció David García. Por otro lado, señaló el directivo de la entidad cántabra, “el valor que aportamos desde las entidades gestoras está en saber identificar cuál es el indicador correcto para valorar las compañías en los ámbitos medioambiental, social y de gobierno corporativo y luego en la selección del dato más consistente y fiable”.

ESTRATEGIAS ISR DE LAS GESTORAS

Schoders ha dividido su oferta de fondos con criterios ASG en tres niveles. La más básica, mediante exclusión. La segunda, fondos integrados con los criterios ASG a la hora de tomar una decisión de inversión. “Tenemos una veintena de fondos y queremos pasar prácticamente toda nuestra gama por este filtro”, reconoció Pilar Vila. Por último, fondos puramente sostenibles. “Tiene como objetivo promover la sostenibilidad a través de este tipo de fondos”, explicó la directiva.

En cuanto a Allianz Global Investors, gestionan activos por valor de 535.000 millones de euros. “La totalidad –indicó Jesús Riuz- son lo que nosotros llamamos informados, es decir, todos los gestores en Allianz tienen a través de una plataforma tecnológica común la posibilidad de ver el rating ASG del emisor o la compañía en la que puede invertir”. “Otra cosa es que lo incorporen o no a la toma de decisiones”, reconoció.

banca sucursal

Banca y empleados trabajan en el convenio laboral del siglo XXI

El sector financiero español afronta el convenio colectivo del siglo XXI para sus trabajadores, diez años después del inicio de la crisis y tras...

El siguiente nivel en Allianz Gobal Investors es el de los llamados fondos integrados. “Son aquellos en los cuales dentro del proceso de construcción de la cartera el gestor ya no solo tiene en cuenta los factores ASG, sino que como invierta en una compañía con un rating bajo va a tener que justificarlo, y si no es capaz de hacerlo al final tendrá que desinvertir”, explicó Jesús Ruiz. Allianz tiene en este estanco el22% de sus activos bajo gestión (120.000 millones de euros).

El siguiente escalón son los fondos ISR. “Aquí se aplican exclusiones, best in class… serían los verdaderamente puristas”, indicó Jesús Ruiz. Representan el 4% del total, 22.000 millones de euros. En lo más alto, Allianz coloca los fondos de impacto. “Son aquellos que persiguen dos objetivos simultáneos: uno financiero y otro adicional (en la A o en la S)”, señaló el directivo del grupo alemán.

En resumen, el 73% de los activos gestionados por Allianz Global Investors son informados. El 23% restante, la suma de integrados, ISR y de impacto. “En un proceso dinámico, vamos incorporando fondos informados a los integrados”, apuntó Jesús Ruiz.

Por último, Santander Asset Management tiene por un lado un elemento de exclusión para todos los productos (la política de defensa del grupo). Luego la entidad cántabra cuenta con distintas estrategias de inversión. Por un lado, la inversión responsable basada fundamentalmente en enfoque de exclusión y cumplimiento de normas. En segundo lugar, la inversión sostenible con un enfoque más best in class, donde analiza el ASG de todas las compañías y marca objetivos en materia de sostenibilidad para la cartera.

David García Santander AM
David García, director de ISR en Santander Asset Management.

EL FUTURO DE LA ISR

Para hacerse una idea de la relevancia que ha tomado la ISR en España, los datos de Spainsif. Hace cuatro años creó una plataforma de fondos para dar visibilidad de productos ASG puros, es decir, apuntados en el registro de fondos nacionales éticos de la CNMV. En sus comienzos rondaban los 50 fondos, hoy hay más de 3.000. “Hemos percibido que algo cambiado en el mercado; las gestoras han detectado un incremento muy importante en la demanda”, indicó Francisco Javier Garayoa.

Francisco Javier Garayoa Spainsif
Francisco Javier Garayoa, director general de Spainsif.

David García fue el más optimista y rotundo. “Soy un firme convencido de que de aquí a diez años estaremos hablando de las inversiones en las que se aplican cuatro ejes de análisis: financiero, ambiental, social y de buena gobernanza”. Jesús Ruiz tiró de prudencia. “Se va a incorporar de forma natural, aunque sí creo que lo que perdurará todavía durante un tiempo será la etiqueta ISR para distinguir aquellos fondos o estrategias que vayan un pasito más allá”, dijo. Pilar Vila declaró que “es mucho más que una moda y esperamos que defina la manera de invertir de aquí a los próximos años”. Francisco Javier Garayoa colocó la guinda a la mesa redonda: “Estamos hablando de finanzas sostenibles, no solo de inversión”.