privacidad iOS vs Android

La privacidad es un derecho que no se está respetando, especialmente fuera de Europa con otras leyes de protección de datos muy distintas a las europeas. Y el problema de eso es que la mayor parte de tecnologías y servicios que se usan provienen de territorios como EE.UU. o China. ¿Resolverán ese problema los cambios implementados en iOS 14 y Android 11?

Ambos sistemas operativos de Apple y Google, respectivamente, han hecho algunos cambios interesantes para mejorar este aspecto y que deberías conocer…

iOS 14 vs Android 11: privacidad

¿Por qué es importante la privacidad?

privacidad, seguridad, anonimato

La privacidad es un derecho, pero quizás es el derecho que está más agredido en la actualidad con el uso de los dispositivos de tecnología.

Muchos fabricantes de hardware se empeñan en asegurar que sus productos son seguros, al igual que los creadores de sistemas operativos (Android, iOS, Windows, macOS…) y desarrolladores de software. Pero nada es seguro 100%, lo que puede dar lugar a vulnerabilidades que puedan ser explotadas para violar la privacidad de los usuarios.

Pero la verdad es aún más preocupante que eso, ya que no son necesarias las vulnerabilidades para comprometer la privacidad en multitud de dispositivos y de servicios. Son los propios desarrolladores de esos productos los que se encargan de estar constantemente recopilando datos de los usuarios.

Datos de todo tipo, desde gustos y preferencias, búsquedas en los buscadores web, historial de navegación, ubicación, datos personales, agendas de contactos, archivos, estado de forma, problemas de salud, lugares favoritos, opiniones de todo tipo, intereses, orientación política, y un largo etc. Todo con el objetivo de ser usado para análisis internos de todo tipo, o para ser vendidos a terceros que pagan grandes cantidades de dinero por ellos para analizarlos mediante Big Data y usarlos para campañas publicitarias…

Lo peor de todo es que cedes todos esos datos con “tu consentimiento“, y es que aceptas los términos de licencia de los servicios sin leer detenidamente la ingente cantidad de páginas que tienen y donde se detalla todo lo que pueden hacer con tus datos. En cambio, pocos se paran a leer antes de Aceptar. Y tampoco sirve de mucho leer, puesto que la otra opción alternativa a Aceptar es no poder hacer uso de la tecnología o hacerlo de una forma limitada. Por tanto, no queda alternativa.

A veces, ni siquiera desconectar ciertas funciones de iOS y Android sirve para que se pueda asegurar la privacidad. Y eso que la UE tiene una robusta ley de protección de datos que deberían respetar los que operan en el Viejo Continente. Pero… ¿y los de fuera?