Intu
Imagen del centro comercial Intu Asturias.

El gigante inglés de los centros comerciales Intu Properties ha acelerado el proceso de venta de sus centros comerciales en España dado que los problemas de liquidez de la compañía amenazan con ahogarla.

Malos tiempos para Intu. La compañía británica ha admitido este martes que los ingresos por alquileres caerán alrededor de un 9% este año, mayor que el retroceso del 7,7% que registró en el primer semestre, lo que repercutirá en la misma medida en las ganancias. Esta presión sobre los ingresos ha obligado a que Intu acelere la venta de activos. Se trata de un intento de mantener su endeudamiento relativo dentro de los niveles acordados con los prestamistas, según el último informe de Bloomberg al que ha tenido acceso MERCA2. Además, la compañía no descarta una ampliación de capital.

La diana está puesta sobre tres de los cuatro centros comerciales que Intu Properties posee en España. Por un lado, Intu Asturias e Intu Puerto Venecia (Zaragoza), cuya propiedad comparte al 50% con el fondo de pensiones canadiense CPPIB. Por otro, Intu Xanadú, ubicado en la localidad madrileña de Arroyomolinos, con la gestora estadounidense Nuveen como socio al 50%.

Vecinos

Así es el calvario de tener los peores vecinos del mundo

Estrenar casa, ya sea en solitario, con la pareja y la familia, es uno de los momentos más cargados de ilusión por el nuevo...

El director ejecutivo de Intu, Matthew Roberts, ha explicado a Bloomberg que “veremos a dónde llegamos con nuestro programa de enajenaciones”. La compañía espera vender su parte de Intu Asturias e Intu Zaragoza este mismo año y dejar para 2020 su salida de Intu Xanadú.

La intención de venta no es nueva. En mayo, el portal inmobiliario Idealista publicó que había encargado al banco de inversión UBS la búsqueda de candidatos para deshacerse de estos activos. Los favoritos, sus actuales socios en España, los fondos Nuveen (antiguo TH Real Estate) y CPPIB.

INTU COSTA DEL SOL NO SE TOCA

El único centro comercial de la empresa inglesa en suelo español que se libra del cartel de venta es Intu Costa del Sol. De hecho, en septiembre anunció a bombo y platillo que había logrado la aprobación definitiva del PGOU por parte de la Junta de Andalucía por su desarrollo inicial. “Este hito significativo allana el camino para que el proyecto avance ahora a su siguiente etapa, con trabajos preparatorios que comenzarán en 2020”, indicó la compañía en un comunicado.

Matthew Roberts, director ejecutivo de Intu, explicó que “Intu Costa del Sol será un resort como ningún otro, que reunirá a marcas internacionales y visitantes globales en un lugar inolvidable rodeado de lo mejor en entretenimiento y ocio”. “Estamos teniendo conversaciones positivas con marcas ansiosas por unirse al proyecto, así como con socios potenciales para ayudar a llevar a buen término el centro comercial”, indicó.

La prioridad de la compañía británica sigue siendo “la intención de crear una joint-venture con un socio con quien comenzar las obras junto con el uso de la financiación para minimizar el desembolso de capital de Intu en el proyecto”.

Intu Costa del Sol abrirá en 2023, según la compañía. Está ubicado al norte de Torremolinos (Málaga) y a solo 3 km del aeropuerto internacional de Málaga. La empresa inglesa espera que el centro comercial atraiga a más de 23 millones de visitantes cada año.

El centro comercial incluirá 142.000 metros cuadrados de espacio comercial, más de 20 operadores de ocio, más de 70 restaurantes, dos hoteles, una sala de conciertos para 5.000 personas y la granja urbana más grande de España.

DEBACLE EN UK 

Tras el anuncio del martes, las acciones de Intu cayeron hasta un 17,6%. La compañía está lidiando con recortes y cierres de alquileres minoristas peores de lo esperado, síntoma de que la crisis minorista en Reino Unido muestra pocas señales de desaceleración.

Intu

La presión está aumentando sobre Intu. Casi 1.000 tiendas han cerrado en Reino Unido desde principios de 2017 como resultado de los llamados Acuerdos Voluntarios de la Compañía (CVA por sus siglas en inglés), una forma de protección contra la bancarrota que permite a los minoristas renegociar alquileres o cerrar ubicaciones no rentables. Eso ha elevado el relativo endeudamiento de compañías de este ámbito empresarial, amenazando con incumplir con los préstamos, según los analistas de Bloomberg. Consecuentemente, las acciones no han parado de bajar en su cotización.

La analista senior de Bloomberg Intelligence, Sue Munden, ha señalado este miércoles que “Intu Properties tiene el potencial de revertir las ganancias a la baja y las tendencias de valor en 2021 si toma medidas decisivas para recaudar efectivo, resolver vencimientos de deuda futuros y reubicar el espacio desocupado por los inquilinos en quiebra”.