Illán
Javier Illán, presidente del Grupo Millenium.

El presidente del Grupo Millenium ha conseguido que su socimi -Millenium Hoteles- se suba al carro de la Bolsa gracias a los apoyos y contactos de alta sociedad madrileña. La mano de derecha de Botín, el segundo de abordo de Amancio Ortega o el hermano de Rafael del Pino (Ferrovial) son sólo algunos de los nombres que acompañan en esta lujosa aventura a Javier Illán.

Una inmobiliaria de ricos para ricos. Una premisa que no esconde ni el propio responsable de la compañía. “Nuestra visión es cubrir una demanda existente de cliente de lujo en grandísimas ciudades que tenemos en España”, afirmaba Illán la pasada semana en el parqué de la Bolsa madrileña. ¿Y quién mejor para atender a este tipo de usuarios que una persona que vive entre ellos? Porque sí por algo destaca el presidente de esta socimi hotelera -además de por su éxito empresarial- es por su cartera de contactos.

La aventura hotelera de Illán comenzó en febrero de 2016. Entonces, hace más de tres años, el presiden del Grupo Millenium decidió crear una vehículo -Millenium Hoteles- a través del cual pretendía montar un gigante hotelero bajo el régimen de socimi -hito que consiguió en enero de 2018-. Un proyecto ambicioso que contó con dos invitados de lujo –Javier Hidalgo y Rosauro Varo– que por aquel momento andaban con la cartera llena de dinero -tras la venta de Pepephone– y con muchas ganas de invertir.

hoteles

Los hoteles vuelven a despertar el apetito de las socimis y los fondos de inversión

Los fondos y Socimis siguen interesados en invertir en España a pesar de que el precio de los activos ya no es tan atractivo.Con...

Al final, Hidalgo -un hombre reconocido en las altas esferas madrileñas y relacionado recientemente con Laura Matamoros– y Rosauro decidieron no entrar en lo que prometía ser un plan muy ambicioso que ha costado arrancar. Un proyecto que prometía levantar 450 millones de euros en el año 2017. Pero el objetivo pareció esfumarse tras la huida de estos dos jóvenes empresarios.

Dos años más tarde -en 2019- Illán ha visto como cumplía ese sueño de lanzar su vehículo hotelero a la aventura de la capitalización bursátil. Porque los protagonistas de la venta de Pepephone a Más Móvil no eran los únicos nombres de personas influyentes que aparecían en el listín telefónico del presidente del Grupo Millenium.

Illán ha conseguido reunir a los más granado de la promoción de viviendas, la construcción y el ‘retail’ en su socimi hotelera

En la recámara había otros grandes ilustres de la ‘jet’ madrileña que poco a poco se han unido a esta inversión en el lujo. El primero en subirse a este barco -coincidiendo en el tiempo con el rumor que colocaba a Hidalgo y Rosauro en la compañía- fue Remegio Iglesias, expresidente de Metrovacesa Suelo y Promoción, mano derecha durante años de Emilio Botín y persona de confianza de Ángel Ron, entre otros logros. Precisamente fue este último quien encargó al ahora vicepresidente Ejecutivo de la socimi hotelera la salida a Bolsa de Sunrise, un proyecto inmobiliario diseñado por el propio Ron y que al final la entidad financiera decidió abandonar.

Poco a poco y desde la entrada de Iglesias en el Consejo de Administración la socimi ha adquirido mayor peso. Pero al equipo le faltaba otro gran fichaje. Una incorporación que además venía asociada al gran reto de Illán: salir a Bolsa. José María Castellano, persona de confianza de Amancio Ortega, decidía fichar por la socimi hotelera a finales del mes de mayo, cuando la compañía ultimaba la ampliación de capital de 250 millones de euros que supondría el salto a la capitalización bursátil.

La apuesta de Castellano por Millenium va más allá de su incorporación como consejero. Porque el hombre de confianza del presidente de Inditex también ha entrado en el accionariado de empresa hotelera encabezada por Illán. De hecho, posee el 13,16% del capital a través de Alazady, máximo accionista de la socimi. En el mundo del ‘retail’ Castellano está considerado como una especie de gurú. Además, muchos ‘retailers’ le señalan como el gran responsable de que el ‘holding’ de moda gallego saliera a Bolsa en 2001. Un éxito que ahora intentará repetir en el sector inmobiliario.

Con la llegada del ‘número dos’ de Ortega, la socimi hotelera conseguía un tridente de lujo -y nunca mejor dicho- para afrontar los ambiciosos retos de la empresa. Un equipo que además cuenta con actores secundarios de igual o mayor renombre. En este sentido, aparecen Jaime Montalvo, vicepresidente de Mutua Madrileña, e Isabel Dutilh, socia fundadora de Argali Abogados, como consejeros independientes de Millenium.

Una relación de grandes nombres a los que hay sumar el de Leopoldo del Pino. El hermano de Rafael del Pino (presidente de Ferrovial) es dueño del 7,89% -antes de la última ampliación de capital- de la hotelera gracias a la firma Siemprelara, de la que es propietario.

EL CONTINUO, EL PRÓXIMO OBJETIVO DE ILLÁN

Con todo este elenco de personalidades, Illán ya ha logrado su objetivo de debutar en Bolsa, pero el presidente del Grupo Millenium es un hombre de grandes retos y el MAB ya se le ha quedado pequeño tan sólo una semana después de hacer su aparición. Las aspiraciones del empresario se centran ahora en llegar cuanto antes posibles al Continuo. Pretensiones que no esconde y que además presume de ellas. presidente y fundador del Grupo Millenium ha logrado saltar al parqué madrileño a través del Mercado Alternativo Bursátil, aunque ya ha fijado su mirada en el Continuo.

“La estructura está ya preparada para esto. Hemos preferido hace una parada antes en el MAB y una vez que tengamos los activos transformados y dando renta nos platearemos dar el salto”, afirmó a principios de junio en ‘Expansión’. Actualmente cuenta con cinco establecimientos en propiedad de los que dos están en operación y tres en proceso de transformación.

Se trata del hotel Vía Castellana en Madrid, del hotel Eurostars Lucentum en Alicante –ambos en operación– y de tres hoteles de 5 estrellas en desarrollo: el hotel Plaza de la Magdalena y el hotel Plaza San Francisco, ambos en Sevilla, y el hotel Gran Vía 4 de Bilbao. Aunque el hombre que ha conseguido reunir a lo mejor de la ‘jet’ madrileña ya planea dónde invertir la partida de 500 millones de euros prevista para los próximos 18 meses.