Air Europa

Durante este 2020, IAG se prepara para el momento que cambiará la historia del grupo: la compra de Air Europa. Aunque nada está cerrado. La decisión final depende de las autoridades europeas competentes. En este sentido, ¿está garantizado el éxito de la operación al 100%? Si tiramos de hemeroteca, hay un caso que, por sus similitudes, genera cierta incertidumbre. Y es que Ryanair ya intentó algo parecido y se topó con la Comisión Europea.

Corría el año 2007 cuando la aerolínea de Michael O’Leary lanzó un primer intento por adquirir Aer Lingus, aerolínea cuyo capital –por aquel entonces– estaba copado por el gobierno irlandés y por la propia Ryanair (con casi el 30%). Tras una exhaustiva evaluación, Europa rechazó la operación por considerar que la unión de las dos aerolíneas líderes del mercado irlandés aumentaría los precios al no tener apenas competencia.

En 2013, llegó un segundo intento. Pero de nuevo la Comisión prohibió la compra de la aerolínea de bandera Air Lingus por la de bajo coste Ryanair para evitar una situación de “monopolio absoluto” en hasta 28 rutas con destino u origen en Irlanda y problemas de competencia desleal en un total de 46.

Llegados a este punto, las razones que tumbaron esta compra en Irlanda guardan ciertas similitudes con la operación de Iberia y Globalia: el control de los precios por falta de competencia y el monopolio de algunas rutas. En el primer caso, organizaciones de consumidores como Facua han alertado de lo negativo de la operación para los intereses de los usuarios porque supondrá un nuevo e importante recorte a la competencia. Por lo que han pedido a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que tuviese en cuenta los intereses de los clientes al valorar la propuesta y emitir un veredicto.

Iberia y Air Europa se solapan actualmente en 50 rutas nacionales e internacionales

Y en un segundo caso, la operación que la CE tiró atrás a Ryanair concluyó que, en 22 de esos 35 trayectos, la concentración habría dejado a los usuarios a merced de un monopolio, y en el resto la entidad fusionada controlaría más del 60% del mercado y un 80% del tráfico aéreo de Dublín.

En el caso español, Iberia y Air Europa se solapan actualmente en 50 rutas nacionales e internacionales. Además, la compra de Air Europa permitiría a IAG controlar el 72% de las rutas nacionales y acaparar gran poder en el hub de Madrid. De hecho, IAG busca hacer de Madrid un hub con el que competir con otros como Heathrow (Londres) y Charles De Gaulle (París). La combinación de Iberia y Air Europa creará la quinta aerolínea más grande de Europa en número de aviones de largo radio con 63 aviones, justo por detrás de KLM con 65.

Por tanto, desde las autoridades competentes en España y en Europa tendrán que tener en cuenta todas estas cuestiones.

ENVÍO DE DOCUMENTACIÓN

En la mayoría de las fusiones o compras de este nivel, Competencia evalúa el efecto que tendría en cada ruta en la que se producirían solapamientos. En el caso de Ryanair, también contactó con docenas de aerolíneas, otras partes interesadas e incluso con consumidores para poner de manifiesto que la mayoría de compañías evitarían competir con Ryanair-Aer Lingus en Irlanda.

Volviendo al proceso en España, desde Iberia ya reconocieron hace un mes en un encuentro público que todavía no habían enviado la documentación, aunque se están manteniendo conversaciones con los representantes europeos. Todo bajo un alto grado de secretismo. “No se está tardando tanto”, reconocieron desde la aerolínea, que afirma que se trata de algo “normal” dentro de la complejidad del proceso. Lo cierto es que, aun recibiendo las aprobaciones necesarias, desde Iberia no se espera cerrar la operación hasta el segundo semestre de 2020.

RYANAIR SE OPONE A LA COMPRA

Paradojas empresariales, fue IAG quien acabó comprando Aer Lingus y poniendo fin a los intentos de Ryanair por acaparar todo el mercado irlandés. De hecho, la propia Ryanair se negó a vender su participación en un principio; aunque al final acabó cediendo.

Fruto o no del resquemor por la compra frustrada, y como es lógico, Ryanair se ha mostrado contraria a la operación española al ver peligrar su imperio en nuestro país. Al poco de conocerse la intención de Iberia de comprar Air Europa, Ryanair amenazó con presentar alegaciones. Algo que de momento “solo estaban estudiando” y poco se sabe de ello.

Durante una rueda de prensa, su Chief Marketing Officer, Kenny Jacobs, aseguró que la operación “es buena para España, Europa e IAG”, pero creen que IAG tendrá que renunciar quizá a algunos slots (derechos de despegue y aterrizaje) en el Aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez, donde cuenta con una oferta de vuelos a Latinoamérica muy potente.

Cabe recordar que Ryanair es la aerolínea que más tráfico mueve en España y de la que más aeropuertos dependen. A cierre de 2018 (dato más actualizado de un ejercicio terminado), la compañía transportó 46,7 millones de pasajeros; seguida de Vueling con 39,3 millones e Iberia (junto Iberia Express y Air Nostrum) con 37,1 millones y Air Europa con 17,3 millones, según datos de Aena.