Central de Almaraz, participada por Iberdrola
Central de Almaraz, participada por Iberdrola

Después de unas tensas negociaciones sobre la ampliación de la vida útil de las centrales nucleares en los últimos meses, este 2019 pone de relieve que se trata de una tecnología esencial para la construcción del actual mix energético. En concreto, Iberdrola produjo casi la mitad de su energía (43%) con nucleares en el primer semestre del año.

Así se desprende del informe publicado por la energética en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sobre el balance energético durante los primero seis meses del año de manera provisional.

Los datos de España indican que entre los meses de abril y junio, segundo trimestre, la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán produjo un total de 13.715 GWh, lo que supone un 2,7% más que en el mismo periodo del año anterior. Por tecnologías, el peso de la nuclear fue del 44%, siendo la materia prima principal para la producción.

Datos enviados a la CNMV por Iberdrola

En segundo lugar, con un peso del 34%, pero con un retroceso del 33% con respecto a 2018, se sitúan las renovables. En este caso fue la eólica la que mantuvo el tipo con un crecimiento del 20%, situando su producción en los 2,9 GWh. En tercer lugar se situó el uso de ciclos combinados de gas con un peso del 18% y un impresionante crecimiento del 343%.

El importante retroceso de la hidroeléctrica (-63%) en términos comparables ha sido el detonante para que otras tecnologías hayan entrado con fuerza en la producción eléctrica por parte de Iberdrola.

IBERDROLA TIRA DE NUCLEAR

No deja de ser llamativo el dato sobre el uso de producción eléctrica basada en nuclear. Y es que según los últimos datos sectoriales por parte de la patronal Foro Nuclear, la producción neta en 2018 por parte del conjunto de actores se situó en el 20,3% del mix energético. Con los datos provisionales que ofrece Iberdrola, esta cifra se eleva por encima de los 20 puntos porcentuales en los primeros seis meses del año.

Si atendemos a los datos del año pasado, donde en el primer semestre del año la nuclear supuso una producción eléctrica de 11.022 GWh para Iberdrola, por 15.097 GWh de las renovables, el vuelco ha sido considerable, sobre todo cuando se espera que la producción renovable aumente en los próximos años por los compromisos adquiridos con la Unión Europea en materia de transición energética.

El otro dato relevante tiene como protagonista al gas. Primero porque en estos momentos se encuentra de plena actualidad debido a los recortes en los sistemas de retribución en la parte regulada de transporte y distribución; y segundo, porque esa actualidad pone de manifiesto su necesidad.

En los primeros seis meses del año pasado Iberdrola puso en marcha sus ciclos de gas para producir 1.522 GWh; mientras que la energética vasca ha elevado esa cifra hasta los 3.849 GWh en el primer semestre de este ejercicio. De hecho, durante las últimas semanas el gas se ha convertido en la tecnología que casaba el precio del pool eléctrico; y, además, ha tirado hacia abajo los precios por su coste mayorista.

IBERDROLA A NIVEL MUNDIAL

A nivel global, Iberdrola redujo en un 10,7% su producción neta de electricidad generada por centrales renovables en el primer semestre del año respecto al mismo periodo del año anterior, hasta los 31.371 GWh.

De la producción total de la compañía hasta junio (75.599 GWh), la eólica terrestre representó el 25%, hasta los 18.611 GWh, un 6,9% menos, frente al 1% que supuso la eólica marina, cuya producción creció un 40,6%, hasta los 1.024 GWh. De su lado, la producción de energía hidroeléctrica cayó un 21,8% hasta junio, con un total de 10.790 GWh, mientras que la solar y otras creció un 193,6%, hasta los 580 GWh.