problemas de autonomos

Seguro que como profesional que trabaja de cara al público has oído en más de una ocasión eso de que “el cliente siempre tiene la razón”. Sin embargo, ya sean tus clientes consumidores particulares, profesionales o empresas, sabes que esto no es realmente así.  A lo largo de tu carrera te vas a encontrar con clientes que te lo van a poner realmente difícil.

Pero esto no debe desanimarte, es algo a lo que tarde o temprano se acaban enfrentando todos los autónomos. Lo importante es aprender a detectar a esos clientes que pueden llegar a ser difíciles (si los detectas a tiempo te puedes ahorrar trabajar con ellos y llevarte más de un disgusto) y saber cómo tratarlos en cada momento.

Conoce al tipo de cliente al que te enfrentas

tipologia cliente

Como profesional que trabaja por su cuenta esta es una de las primeras cosas que debes hacer. Existen muchos tipos de clientes, e incluso dentro de los que podemos considerar pesados hay a su vez diferentes subtipos como el impaciente, el que no escucha, el mal informado y el prepotente. Identificarlos te ayudará a saber mejor qué tipo de trato les debes dar a cada uno de ellos.

Si estás al principio de tu aventura profesional esto te puede costar un poco más, pero en cuestión de unos meses ya habrás tenido relación con prácticamente todos los tipos de clientes y sabrás reconocerlos rápidamente. Estar atento a esto te ayudará a tomar decisiones más inteligente sobre cómo actuar en cada momento.