El Comité de Informativos de la UER excluyó en septiembre a RTVE por “manipular”. Este fue el síntoma internacional de una manipulación denunciada reiteradamente a nivel interno. Especial empeño en evidenciar el maniqueísmo informativo ha mostrado el Consejo de Informativos de TVE, que ha exigido apremio en el relevo de la presidencia de RTVE de José Antonio Sánchez y ha propuesto como candidatos a José María Álvarez Monzoncillo y Francisco García García en unas quinielas en las que aparecen Antonio San José, Manuel Campo Vidal o Gloria Lomana. 

“Nosotros, como Consejo de Informativos, no podemos valorar si un candidato está alineado con la izquierda o con la derecha. Nuestra misión es analizar si ese candidato supone una amenaza para la independencia editorial o no de TVE. Lo que nos importa es que la Corporación cumpla con su función de servicio público”, ha señalado el organismo vicepresidido por Xabier Fortés, recientemente premiado con un Ondas por su labor de denuncia interna. 

Los equilibros de José Antonio Sánchez para repartir el jugoso pastel de TVE

José Antonio Sánchez explicó hace unos meses la razón por la que RTVE gastó más de 100 millones de euros en series en 2016...

Con especial vehemencia se ha mostrado este Consejo con el tratamiento a la actualidad que dispensa ‘Informe Semanal’, que “mezcla de opinión e información, falta de pluralismo político, social e ideológico, difusión de especulaciones y datos inexactos, y ausencia de veracidad. El director de ‘Informe Semanal’ y director de Informativos No Diarios (Jenaro Castro) no está capacitado para el ejercicio de estas responsabilidades y debería ser cesado de las mismas”. El organismo de representación de la redacción ha insertado en el Inews de trabajo y comunicación un informe de 71 páginas en el que analiza cada uno de los espacios emitidos y formula preguntas a los periodistas implicados y al director de ese espacio, Jenaro Castro, sobre diversos aspectos de contenido y forma.

El periodista había guardado silencio hasta el momento, pero ahora Castro ha cargado contra el Consejo de Informativos: “Protegéis a los que consideráis de vuestra cuerda sin comprender que todos somos TVE, que esta televisión pública es de todos y no pertenece sólo a unos pocos que os habéis erigido en guardianes gratuitos del periodismo, estirando más allá de lo razonable la legitimidad que os otorga la Ley. Lo hacéis porque algunos de vosotros estáis más próximos al tribunal destructivo del acoso y derribo que al juicio objetivo, transparente y limpio…”. 

Y añade: “Demostráis, perdonadme que os lo diga, una vocación inequívocamente depredadora y selectiva, muy alejada de la neutralidad a la que os debéis. Es decir, primero disparáis y después preguntáis a sabiendas de quien es el muerto. No os dais cuenta de que a los enemigos de RTVE, entre los que os parecéis situar algunos de vosotros, no les basta con repartirse la publicidad que nos quitaron para apuntalar a alguna televisión privada, sino que también quieren el monopolio informativo. Y algunos de vosotros, precisamente, colaboráis de forma consciente con esa tarea de destrucción de la televisión pública”. 

Y por último señala: “Dejadme que añada, porque así lo siento, que RTVE es, con mucho, el grupo mediático más plural, riguroso y objetivo de todos los que hay en España. Por convicción estamos a favor de la verdad, de la pluralidad, del rigor y de la calidad. Y también estamos en la defensa de la Constitución, del Estado de Derecho y de la Democracia. Somos intermediarios de la realidad en todas sus manifestaciones, pero siempre desde la legalidad y con respeto a los principios y valores del periodismo libre recogidos en el Estatuto de la Información, en el Mandato marco y en la Ley de 2006 de titularidad de la radio y la televisión públicas. RTVE no puede amparar, porque sería inconstitucional, la ruptura territorial, la desigualdad, la fractura social y el fomento de actos ilegales contrarios a la convivencia en paz y en libertad”.

No es la primera vez que Jenaro Castro se ve envuelto en una acusación de manipulación, en especial por el tratamiento que dispensó ‘Informe Semanal’ al procés, llegando incluso a ilustrar unas imágenes de Carles Puigdemont con una canción habitualmente escogida para las películas de terror.