Gran Hermano no se caracteriza precisamente por la modosidad de sus participantes. Sí, es cierto que estar encerrado en una casa con personas que no conoces de nada o que ya de antemano te caían mal no debe ser fácil. No obstante, en este programa se tiende a perder los papeles un poco más de la cuenta.

Hay algunas broncas que de no estar vigiladas por cámaras no hubiesen terminado nada bien. El problema es que, si sabiendo que los están monitorizando y que tienes a millones de personas viéndolos, incluso en directo, son capaces de tener esas salidas de tono; cuando no los observan miedo da cómo se pueden llegar a comportarse.

En algunos de los casos que se ven a continuación la educación, el saber estar y la capacidad de raciocinio brillan por su ausencia. No se sabe bien si la culpa de que la televisión muestre este tipo de comportamientos es porque la organización de Gran Hermano no ha escogido bien o eso es exactamente lo que buscan.

Por otro lado, que los telespectadores sigan aumentando las audiencias de estos programas, en los que en las últimas ediciones la mayoría de los participantes son “vive la vida” sin aspiraciones ningunas, es un claro ejemplo de que cada vez se le da menos valor al trabajo y al esfuerzo. Al contrario de lo que cabe esperar de un país desarrollado como es España, con esas audiencias se demuestra que se premia el analfabetismo y el morbo.

Amenazas de Bea, La Legionaria, en Gran Hermano

Amenazas de Bea, La Legionaria en Gran Hermano

Y, por último, otra de las concursantes de Gran Hermano que podría hacer un pulso con El Yoyas fue Bea “La Legionaria”. La exmilitar tuvo peleas y enfrentamientos con casi todos los integrantes de la casa. No se peleó con los cámaras porque no los veía.

Al igual que Carlos en Gran Hermano, ella también fue expulsada, pero en esta ocasión por amenazar a Melania. Por lo visto, la otra concursante digo algo sobre el hijo de Bea que a esta no le sentó bien.

Como todo el mundo hace cuando algo le cae mal, Bea le respondió con dulces palabras a su compañera diciendo de forma muy sutil: “Te voy a reventar. Si no es aquí, es fuera. El público me echará, pero te esperaré fuera. Métete conmigo, no con mi hijo. Hija de la gran puta. ¡Sal, zorra!”.

Comentarios de Facebook