Lidl

La vitamina C es un nutriente hidrosoluble en agua que se caracteriza por tener una autentica capacidad antioxidante, por ser excepcional para el cuidado de la piel, entre otros factores de peso. Su diferenciación con otras vitaminas, es que la misma no puede producirse en el organismo humano, aunque puede obtenerse a través de una gran cantidad de alimentos como las frutas y las verduras. 

La inmensa mayoría de frutas y verduras que se consumen cotidianamente en crudo son fuente inagotable de vitamina C, o lo que es lo mismo: ácido ascórbico. No obstante, se tiene la gran particularidad de asociarse a cítricos como lo son las naranjas, las mandarinas, los limones, etc; aunque al mismo tiempo, también puede encontrarse alimentos como el pimiento rojo y la guayaba que son formidables por su actuación en la absorción de hierro.

Pimiento rojo: Una verdura con bastante vitamina C

pimiento-rojo

Existen tres tipos de pimientos que son rojo, amarillo y verde, los cuales contendrán diversos valores nutricionales. En lo que respecta al pimiento rojo, suele contener un alto grado de vitamina C, superando inclusivamente a la naranja.

Según lo expuesto por la nutricionista Ana Colomer, el enorme aporte de vitamina C puede verse reflejado en sus 152 mg por cada 100 gramos. En este sentido, afirma: «es un alimento antioxidante que nos ayuda a mantener en correcto funcionamiento de nuestra células y nos aporta números beneficios en la piel retrasando el envejecimiento».