Las actrices e influencers como Blanca Suárez están sometidas a una lupa constante de su vida y su cuerpo. En el caso de las primeras, porque tener un rostro y un cuerpo expresivos hacen que sea más fácil entrar a los casting para demostrar el talento. En los últimos años, el movimiento de cuerpos naturales intenta demostrar a los usuarios de las redes sociales, especialmente a los jóvenes, que los cuerpos de revista no son la realidad. Muchas actrices se han apuntado y otras reniegan de que utilicen Photoshop y programas de edición de fotografías para ‘esculpir su cuerpo’. Lo primero de todo: chicas, estáis y sois divinas al natural, no hay por qué obsesionarse con los michelines, la tripa o las estrías. Es lo natural. Una de las más criticadas ha sido Blanca Suárez, a quien pillaron en 2015 y 2017 con fotos 100% naturales de su cuerpo. Muchos la llamaron gorda, y ella salió al quite.

NO HAY POR QUÉ TEMER RECONOCER LOS RETOQUES

Si bien es cierto que todas las actrices y celebrities utilizan en mayor o menor medida los filtros, la edición de fotografías y las posturas más forzadas para mostrar un cuerpo de no gorda, la mayoría de ellos opta por no mencionarlo ni reconocerlo. Del mismo modo que los michelines o las curvas se consideran algo natural, ¿por qué no reconocerlo públicamente? Sí, ya sabemos que en función de la luz, la postura, el enfoque e incluso la cámara se pueden crear efectos que sin ser retoques, no te muestran tal cual. Blanca Suárez es de las que reniega públicamente de que toque sus fotos para mostrar un cuerpo más perfecto -el suyo, ya lo es de por sí-. Si no tienes tan marcado el abdomen, no pasa nada, porque es lo habitual salvo en culturistas. No está gorda, está como cualquier mujer sana y joven que se cuida. Sin más. Muchos, en cambio, decidieron seguir con las críticas después de estas otras imágenes que ahora sí te mostramos.

blanca suarez