El pato es un animal asociado a la gastronomía francesa de alto copete que se reserva a las grandes ocasiones. Hay muchos productos gourmet realizados con este animal, como los diferentes platos de patés y diversos tipos de foie con diferentes presentaciones.

Seguro que has ido a una fiesta y en la mesa te has encontrado con algo raro que no sabías lo que era. Un trozo como de carne, pero sin serlo. Puede que haya sido foie, paté o un mi-cuit. Ahora no sabes la diferencia y, para eso te hemos preparado una lista con sus principales diferencias.

Legislación

foie

Para que no se cometan fraudes, la legislación de toda Europa propone los criterios que debe de cumplir el foie para ser considerado como tal. Los hígados tienen que pesar unos gramos concretos: pato (peso mínimo de 300 gramos), y la oca (peso neto mínimo de 400 gramos).

El hígado de los patos o de las ocas que hayan sido cebadas para hipertrofiar la celulosa adiposa del hígado deberán ser sangradas y todos tendrán un color homogéneo.

Según la legislación: para que el foie gras pueda denominarse así deberá proceder del hígado de pato u ocas de las especies Cairina muschata o muschata x anas platyrhynchos que han sido cebados para provocar una hipertrofia celular adiposa del hígado.