Todos conocemos a Felipe VI como “el preparado”, ya que ha recibido una gran formación para ser Rey. Eso sí, poca gente recuerda su faceta olímpica, llegando a los juegos de Barcelona 92 por méritos propios, cosechando una buena participación y siendo abanderado de nuestro país durante aquellos juegos.

Por ello, vamos a refrescar la memoria de todos y a ver cómo fue el pasado olímpico de Felipe VI. Vamos a ver los deportes que practicaba desde niño, cómo pudo llegar a los juegos, su participación y la relación que tiene con el deporte en la actualidad.

La tradición viene de familia

Felipe VI no es el primer monarca que llega a las olimpiadas, ya que en su familia hay una gran tradición deportiva. Juan Carlos I compitió en Múnich 72 en vela, en la clase “Dragón”. El Rey emérito siempre ha sido amante de las regatas y es un deporte que ha seguido practicando toda su vida.

La Reina emérita Sofía también participó en unos juegos, aunque en esta ocasión, o hizo con el rol de suplente. En concreto, estuvo en Roma 60 junto a su hermano Constantino. Finalmente, está la infanta Cristina, quién llegó a los juegos de Seúl 88 que tuvieron al entonces Príncipe Felipe como espectador. Eso sí, su hermana iba a ser reserva y acabó llegando a la clase “Tornado” debido a una indisposición.