Vestido fabricado con tejidos sostenibles.
Vestido fabricado con tejidos sostenibles.

El término moda sostenible todavía es desconocido por muchos españoles. Novedoso y revolucionario, este concepto pretende transformar la industria de la moda, actualmente considerada una de las más contaminantes del planeta. A través de la utilización de tejidos 100% sostenibles, esta tendencia está calando poco a poco en nuestra sociedad, que cada vez está más concienciada con la necesidad de cuidar el planeta. Pero las estadísticas evidencian que aún queda mucho camino por recorrer.

La industria de la moda sostenible en España está muy lejos de ser la protagonista en los armarios de los españoles. Así lo refleja el cierre de Hence, una startup de moda ecológica que nació en 2011 de la mano de Pablo Fernández García Andrade y otros dos socios. Un establecimiento que se ve obligado a cerrar sus puertas “porque la industria de la moda no está preparada” para este tipo de productos, según apuntan en su página web.

“Desde Hence hemos intentado ser 100% sostenibles, pero nos hemos dado cuenta de que la industria de la moda no está preparada“, reza un comunicado que ha publicado la tienda de moda en su página web. “Fieles a nuestros valores, hemos decidido cerrar nuestras puertas”, explica la empresa después de anunciar que el próximo 28 de febrero se producirá el cierre definitivo de sus puertas.

Bankia y Neinor premian al comprador ‘ecológico’ en Las Rozas

El Banco y la promotora inmobiliaria han firmado un 'préstamo verde' para la construcción de de una promoción de viviendas en Las Rozas, que cuenta...

100% SOSTENIBLE

La empresa elaboraba ropa para hombre y mujer empleando únicamente materiales sostenibles de talleres en proximidad (la mayoría nacionales y lusos) y los comercializaba a precios medios en España. Hence llegó a abrir dos establecimientos en el país, uno en Madrid y otro en Barcelona, con dinero de un fondo de inversión de Dubái llamado Arkhe Trading Dmcc.

En 2017, la compañía trazó un plan estratégico para impulsar sus ventas que incluía, entre otras, lanzar una plataforma online para las ventas por Internet, para lo que nombró a Betty Lepina, exdirectora de ecommerce en Adolfo Domínguez, como directora del departamento de Marketing Digital.

Por otro lado, pretendían dar el salto al extranjero con la puesta en marcha de varios pop ups stores (espacios estratégicos donde las marcas se promocionan por un tiempo) en diferentes capitales europeas y aliarse con grandes almacenes internacionales. Pero todo se torció cuando en 2018 el fundador Fernández dimitió por diferencias en la gestión y enfoque del proyecto con Arkhe Trading Dmcc. Después de esta dimisión, la cúpula de Hence se desmoronó por completo. Ahora, anuncian el cierre definitivo, que será el próximo 28 de febrero.

¿CRISIS EN LA MODA ECO?

El cierre de Hence no es el primero que se produce en España en el sector de la moda sostenible. El pasado mes de junio, otro establecimiento de este sector llamado We dont kill animals cerró sus puertas después de declararse en los juzgados como “insolvente”.

Bajo los lemas “libres de abusos”, “libre de tortura”, “sin piel”, “ni plumas”, la diseñadora española Susana J. Denia confió en que la ropa 100% sostenible triunfaría en España. Denia lo apostó todo a lo ‘eco’ y falló, viéndose obligada a cerrar el establecimiento, a buscar nuevos inversores y reestructurar el plan de negocio.

“En España todavía queda camino por recorrer, pero estamos en ello. Cada vez son más los ciudadanos que buscan este tipo de prendas, por lo que cada vez se abrirán más plataformas online y tiendas físicas que oferten estos productos. La sociedad está más concienciada con el peligro de la contaminación, por lo que se están buscando más alternativas sostenibles en todos los sectores”, señala a este medio una experta en ‘moda eco’.

Actualmente, España dispone de una variedad de plataformas online de este tipo de moda, como puede ser el caso de Green Forest Wear o Ecoalf, cuya facturación es positiva, pero las tiendas físicas, por problemas de gestión o económicos, lo están teniendo más complicado para sobrevivir.