Messi al desnudo

Leo Messi ya tiene 31 añazos y gracias a la dieta que lleva siguiendo desde que se metió en cintura con la alimentación juega mejor incluso que cuando era un joven veinteañero. El valorado futbolista argentino tuvo que hacer un cambio de mentalidad radical para continuar siendo de los mejores en lo suyo.

Cuando comenzó como la élite del fútbol no llevaba ningún tipo de control alimenticio hasta que Guardiola, en el 2008, comenzó a cortarle un poco las alas en lo que a la comida se refería. Realmente hay hábitos diarios que hacen que nuestro organismo se resienta. El exceso de grasas o de azúcares merman la capacidad de tu cuerpo a la hora de la recuperación y en un deportista que suele tener muchas lesiones la pronta recuperación es algo de suma importancia.

Messi estaba acostumbrado a comer lo que se le antojaba y, como buen argentino, la carne era su perdición. También era habitual verlo enganchado a la lata de Coca Cola o a los conguitos. Él mismo ha reconocido en más de una ocasión que una de sus mayores perdiciones era comer milanesa a la napolitana y chorizo con pan.

El futbolista empezó a ver peligrar su carrera al tener demasiadas lesiones juntas. Concretamente, entre el 2006 y el 2013 llegó a tener un número de once lesiones de entre las cuales nueve eran musculares. El músculo necesita alimentarse, pero en condiciones. La sinceridad y la humildad es algo que caracteriza a Messi desde sus inicios y decidió retomar el rumbo de su carrera, aunque tuviese que renunciar a esa comida basurilla que tanto le gustaba.

Nutricionista de Leo Messi

consulta de médico

Martín Demichelis le sugirió a Leo Messi que acudiese a pedir consejo al nutricionista italiano Giuliano Poser. El hombre reconoce a sus 63 años que la llegada del futbolista a su consulta marcó un antes y un después. No tanto por tener periodistas todo el día al teléfono intentando entrevistarle. El italiano podría estar nadando en dinero si quisiese, pero no coge a todo el que acude a su consulta.

Es un medico de vocación y de profesión. El doctor siempre quiso demostrar que su dieta realmente era efectiva y con Messi en su equipo tuvo la oportunidad de demostrarlo al mundo.

Poser está especializado en nutrición deportiva y son muchas las grandes estrellas que se concentran en su consulta a esperar que los atienda mientras ojean revistas. Ni Messi ni el resto de pacientes del doctor tienen ningún tipo de reparo a la hora de coger un avión en su día libre y trasladarse hasta Sacile, en Italia, un pequeño pueblo que consta de veinte mil habitantes y con algunas estrellas paseando entre sus calles gracias a la fama de Poser.

El doctor estaba convencido que con su dieta “Pulga” podría conseguir que los deportistas lograsen mejores rendimientos deportivos en un plazo de tres semanas desde su comienzo y en Messi está la prueba viviente que lo corrobora.

Comentarios de Facebook