La pasta es ese plato al que recurrimos cuando no tenemos tiempo o ganas de hacer algo más elaborado. Basta echar los espaguetis o los macarrones en una olla, cocerla y mezclar con alguna salsa. Posiblemente haya sido lo primero que todos hemos cocinado la primera vez que nos pusimos delante de los fogones, junto con el huevo frito. Pero que todos seamos capaces de hacer pasta no significa que lo estemos haciendo bien. Cocer pasta tiene su truco si queremos que quede en su punto, con la textura perfecta, suelta, sabrosa y que adhiera bien los sabores de los ingredientes con los que la vamos a mezclar. Y para conseguir esto debemos dejar de cometer algunos errores demasiado habituales.           

COCER LA PASTA ANTES QUE LA SALSA

Como decíamos, la pasta tiene que comerse recién hecha, pero es frecuente que cuando vamos a preparar unos espaguettis o unos macarrones, empecemos a preparar la salsa y la pasta a la vez. Ponemos la pasta a cocer y mientras tanto hacemos la salsa, ¿verdad? Pues es otro error. La salsa tiene que estar ya preparada y reservada antes de que nos pongamos con la pasta. 

macarrones-pasta