Eroski

En la última década, el día a día de Eroski ha estado marcado por una obsesión: conseguir el apoyo de los bancos para refinanciar la deuda e ir reduciéndola poco a poco. A veces a golpe de desinversiones con ventas de tiendas y terreno, y otras buscando fórmulas para salvar a filiales como Caprabo o Vegalsa de la venta. En diez años ha llegado a tres acuerdos con la banca. El problema es que la imposición de condiciones han hecho mella en su estructura de negocio y en sus resultados anuales.

En el ejercicio 2018, Eroski ha reducido 187 millones de euros su deuda financiera, alcanzando desde 2010 la amortización de deuda de casi 1.800 millones de euros. Justo hace una década la deuda a corto y largo plazo de Eroski rondaba los 3.750 millones de euros (ahora es de 2.000 millones, aproximadamente), según datos de Bloomberg. En esa fecha alcanzó un acuerdo con 23 entidades para la reestructuración de una deuda de 1.705 millones de euros con vencimiento final en enero de 2014.

En diez años, Eroski ha amortizado 1.800 millones y ha llegado a tres acuerdos con la banca que han hecho mella en su estructura de negocio

Se trató del primero de los tres acuerdos con la banca en esta década. Este acuerdo, junto con el préstamo puente de 322 millones de euros que consiguió, dio un respiro a sus cuentas donde seguían pesando los más de 1.100 millones de euros que requirió a la banca para comprar Caprabo en 2007.

En agosto de 2014, con la soga al cuello la cooperativa vasca volvió a respirar tranquila tras alcanzar un acuerdo con las ocho principales entidades financieras que superan el 85% de la deuda bancaria para la reestructuración de su deuda por importe de 2.605 millones de euros hasta 2019. Entre los acuerdos, la banca exigió retomar el plan de desinversiones de activos no estratégicos suspendido desde 2011.

LA ESTRUCTURA DE EROSKI SUFRE CON EL SEGUNDO ACUERDO

Y es en estos años donde más ha sufrido la estructura de negocio de Eroski. En 2014, traspasó 140 supermercados en toda España a DIA. En 2016, vendió un paquete de hasta 35 hipermercados a Carrefour por un importe máximo de 205 millones de euros. Un año después, la socimi Lar cerró la compra de 22 supermercados por 48 millones de euros. Estos activos habían sido previamente vendidos por el grupo de distribución al fondo Rockspring.

La venta de locales a DIA o Carrefour en zonas como Madrid provocó, como es lógico, que la cadena desapareciera casi por completo del resto del territorio nacional con tiendas propias. Si bien es cierto, a golpe de franquicia ha retornado a lugares como Madrid. Eroski lleva años perdiendo metros cuadrados en España y, por tanto, cuota de mercado. Actualmente tiene un 5,3% de cuota de mercado y es el cuarto operador más grande de España, según Kantar.

La guerra familiar en Gullón destapa un plan para vender la compañía

El pasado 17 de junio, el Consejo de Administración de Galletas Gullón nombró a Lourdes Gullón Rodríguez como presidenta de la compañía, relevando en...

Y entre tanto, en estos años la cooperativa se movió entre las pérdidas. El grupo Eroski perdió 61,3 millones de euros en 2015, con una mejora del 78% respecto a los 280,2 millones perdidos en 2014. En 2015, amortizó 86 millones de euros de deuda. Un año después, amortizó deuda por 221 millones y perdió 22,8 millones de euros en el último ejercicio.

El año 2017 marca un antes y un después en Eroski. Con la venta de las 103 tiendas de perfumerías If a Douglas el grupo da por finalizado el proceso de desinversión. La cooperativa cerró las cuentas del ejercicio 2017, a 31 de enero de 2018, con un resultado positivo de 33,2 millones de euros y redujo 167 millones de euros de deuda financiera.

El presidente de Eroski, Agustín Markaide, se marcó como objetivo reducir 300 millones hasta 2024, sin vender más superficie. Momento en el que Eroski se preparaba para comenzar unas nuevas negociaciones con la banca con 2019 en el horizonte.

CAPRABO SE SALVA DE LA VENTA

El último acuerdo se ha cerrado oficialmente esta semana con el respaldo del 95,57% de la banca para refinanciar los 1.540 millones de euros de deuda (el 75% de su deuda total) hasta el 31 de julio de 2024. Actualmente la deuda total es superior a los 2.000 millones. Se trata de un acuerdo más favorable que los anteriores, aunque exige varias condiciones a Eroski que afectan a su negocio.

La primera es la búsqueda de socios empresariales para alguna de 40 empresas mercantiles, entre las que se incluye Caprabo, la filial de la que se rumoreó su venta años atrás. Fuentes de Eroski reconocen a MERCA2 que siguen buscando un socio para esta, pero que de momento “no hay nada cerrado”. Tampoco se pronuncian sobre las empresas que han mostrado interés.

Si bien es cierto, a Eroski le urge conseguir un socio para Caprabo, que encadena varios años con pérdidas. El supermercado cerró el ejercicio 2018 (31 enero 2019) con una facturación de 912 millones de euros, un 8% menor que el ejercicio anterior. Además, registró unas pérdidas de 5 millones de euros debido, principalmente, a las elevadas inversiones que la compañía ha llevado a cabo para mejorar su red logística y de establecimientos

Por otro lado, el acuerdo ya no contempla la venta de activos estratégicos e incluye la reorganización societaria de las filiales mercantiles del grupo Eroski por áreas de negocio a fin de optimizar su resultado y recursos. 

Hasta 2024, Eroski respira aliviada. Aunque el porvenir de la compañía continúa en manos de las imposiciones de la banca. En esta ocasión, mucho más benevolente.