sexo

Hablar sobre sexo es algo a estas alturas “no debería de hacerte sentir incómodo”. A no ser que seas asexual y el sexo no sea una cosa que te motive, mantener relaciones sexuales es algo normal e incluso beneficioso para salud, pero como todo, se debe hacer con moderación.

¿Qué sucede cuando el sexo limita toda tu existencia? Al igual que existe la adicción a las drogas o a los videojuegos, también está la adicción al sexo. Es cuando dejas a un lado tus obligaciones laborales y desatiendes tu vida diaria con tal de echar un polvo.

Es erróneo pensar que los adictos al sexo son unos depravados, es una adicción como otra cualquiera y que, como tal, debe de tratarse mediante especialistas o asistiendo a terapias de grupo.

Si no tienes claro si este puede llegar a ser tu problema te diré unos síntomas que deberías tener en cuenta y de ser así tomes las medidas oportunas para que el sexo no cohíba el resto de tu vida.

No tienes control sobre tu vida

sexo

Cuando tienes una adicción está prevalece sobre el resto de las cosas o rutinas diarias. Lo quieres “ya y ahora” y no te importa el precio a pagar o las consecuencias de tus actos.

En el tema de la adicción al sexo sucede lo mismo. No eres capaz de salir a la calle a dar un paseo por el mero hecho de darlo. Cuando sales estás en modo depredador buscando a una posible pareja para tener sexo. No importa la hora o el lugar, el caso es cubrir tus necesidades.

Haces lo que sea con tal de conseguirlo y eso perjudica a tus amistades, a tu bolsillo e incluso a tu trabajo.