Te presentamos datos importantes que debes tener en cuenta con tus platos.

En el continente europeo y sobretodo en la madre patria, España, son muchos los hogares donde reina este interesante electrodoméstico llamado lavavajillas, mismo que salió al mercado para que las amas de casa o representantes del hogar se enamoraran, y es que el aparato facilita esta labor no muy querida por muchos, sí, estamos hablando de lavar los platos, oficio que realizamos luego de terminar de comer e inmediatamente al levantar la mesa. Según datos encuestados, más de la mitad de las familias españolas tiene en su cocina un lavavajillas. Este artefacto fue creado para facilitar o hacer más sencilla la acción de limpiar y lavar los platos y demás utensilios de cocina.

Pero debemos tener en cuenta que no todos saben usar el lavavajillas, o te has preguntado cuantas veces repites el hábito de introducir los platos en el aparato, y antes de hacerlo limpias un poco los utensilios. Muchas personas continúan enjuagando sus platos, loza o vajilla antes de colocarla dentro del lavavajillas, sin darse cuenta que esto resulta un hábito sin sentido, ya que la función del electrodoméstico es limpiar los platos, por lo que debes introducirlos como estén, una vez hayas culminado de desayunar, comer o cenar.

También resulta entendible que muchos se sientan seguros quitando un poco el sucio de los platos antes de meterlos en el lavavajillas, tal vez se cree que estos no quedarán completamente limpios si no ayudamos al aparato o quizás no queremos que se nos dañe al ingresar utensilios con pegostes o manchas. En este artículo te daremos cuatro razones del por qué no debes enjuagar los platos antes de introducirlos al lavavajillas.

Gastas más agua lavavajillas

Gastas más agua lavavajillas

La primera es saber que este aparato trabaja con altas temperaturas, esto logra que los platos queden completamente limpios una vez culmine el ciclo de lavado que realiza el lavavajillas, es por eso, que resulta inútil que limpies la vajilla antes ya que estarías quitándole el trabajo al artefacto y gastando más agua.

Muchos de estos electrodomésticos vienen con indicadores que marcan la cantidad específica de agua que debes agregar para el lavado, siendo suficiente para realizar el ciclo, con esto queda más que claro que la máquina está capacitada para hacer esa labor. Al enjuagar los platos o vasos antes de introducirlos en el lavavajillas estarías desperdiciando unos 22.000 litros de agua cada año, algo nada ecológico.

Una de las ventajas que sigue ofreciéndote este instrumento, es que recauda entre 10 y 20 litros de agua en cada carga, mientras que manualmente se te irían más de 100 litros por el desague.