Enagas

Enagás se ha colado en el top 3 de las compañías energéticas que más dividendo pagarán -medido en rentabilidad- en los próximos años de toda Europa, solo superada por las británicas SSE y Centrica. Además, a la compañía con participación estatal de redes de gas le acompañan en la parte alta del ranking otras dos firmas españolas: por un lado, Endesa, que abonará hasta 2021 hasta un 100% de todos sus beneficios; mientras que, en quinto lugar, se sitúa Red Eléctrica.

El ascenso de Enagás y Red Eléctrica en dicho ranking, muy seguido por los inversores dadas las características de dichas firmas, se produce en un momento complicado para ambas puesto que están sumidas en pleno proceso de alegaciones (el plazo acababa este pasado viernes) contra el hachazo que planea ejecutar la CNMC en las retribuciones que perciben por sus inversiones en redes. Así, la situación podría dar algo de razón al organismo de competencia bajo la premisa de que los actuales pagos que están asegurados, además, que en el caso de la gasística también están asegurados para 2020.

Con el actual sistema de retribución, la gasística española presentará una rentabilidad por dividendo para este 2019 del 7,92% frente al 8,3% de Centrica y el 8,96% de SSE, según los datos de Bloomberg. Aunque todavía irá a más, puesto que de cara al 2020, que será el último en el que esté en vigor la remuneración que la CNMC considera excesiva, Enagas será la segunda empresa energética de toda Europa que más retribución a sus accionistas abonará de toda Europa con un 8,15%, superando a SSE y cerca del 8,51% de Centrica. Además, las británicas también están en un proceso de estudio del recorte de su remuneración que en la actualidad está estudiando el organismo regulador, conocido como Ofgem por sus siglas en inglés.

Por su parte, Red Eléctrica, que también está en plena disputa con la CNMC, generará un rendimiento para sus accionistas, con el pago de sus dividendos para este 2019, del 5,99%, según Bloomberg. Pero, a diferencia de lo que ocurre con Enagás, el hecho de que su nuevo periodo de retribución comienza en 2020 le lleva a que su rentabilidad por dividendo caiga varios puestos en el ranking. De hecho, se espera que alcance el 5,84%, lo que supone más de 2,5 puntos por debajo de la gasística española y quedarse por detrás de SSE, Centrica, Endesa, Pegnnon o Engie.

Pese al evidente efecto de si entra o no la nueva retribución para las energéticas españolas, Enagas pasa a ser la segunda que más, mientras que REE cae con fuerza, la medición de la rentabilidad por dividendo esconde una pequeña trampa. La ratio se compone de dos elementos: el primero, se trata la cantidad de dividendos totales que se van a pagar a los accionistas. En segundo lugar, el precio actual (o el esperado) de la acción. Lo anterior lleva, a que si la cotización de la empresa cae, como ha pasado con las españolas, la rentabilidad por dividendo crece de manera trucada, ya que el dinero con el que se va a retribuir a los accionistas no ha variado. Aun así, al ser empresas que casi funcionan como bonos su precio suele estar siempre muy ajustado a ratios como el anterior, por lo que la distorsión (o trampa) es mucho menor que en otras compañías.

NUEVA FASE EN LA GUERRA ENTRE CNMC Y ELÉCTRICAS

La larga contienda que mantienen, desde hace semanas, la CNMC y las eléctricas por la retribución a la inversión en redes pasará a partir de este lunes a una nueva fase. En primera instancia, las compañías tenían hasta este pasado viernes para presentar las alegaciones que creyeran necesarias respecto de la propuesta existente, una vez acabado dicho plazo es el turno del organismo de competencia de estudiar los mismos y determinar si cree que deben existir ajustes adicionales, en este caso sería al alza, o si bien mantiene la idea inicial.

El dilema de Iberdrola en España: proseguir con los ciclos o escuchar ofertas

Iberdrola está inmersa en el cambio de paradigma que ha llegado al sector eléctrico, en el que los activos de generación tradicionales...

El argumentario que se entregó el pasado 9 de agosto, las firmas habían asegurado que todas las alegaciones las harían ese mismo día, se basa principalmente en sustentar que la rentabilidad del servicio, que debe ser la correcta para no asustar a los inversores y para asegurar que las empresas pueden acometer las inversiones necesarias para mantener y renovar las redes. Asimismo, las firmas consideran que si dicha retribución no es suficiente podría poner en peligro futuras inversiones en un momento delicado, puesto que el desarrollo de nuevas infraestructuras es vital para la decidida apuesta española por las renovables.

Más allá del argumentario y de las alegaciones, las compañías han utilizado toda la artillería disponible para doblegar al ente que preside José María Martín Quesada. Dicha munición ha ido desde declaraciones casi diarias por parte de los presidentes y consejeros delegados, a paralizar inversiones en el país (como en el caso de Naturgy o Red Eléctrica) pasando por amenazar con llevar a los tribunales, nacionales e internacionales, a la propia CNMC, la cual la toca ahora mover ficha.