vivir en pueblos

La España Vaciada es una consecuencia directa del éxodo rural que viene dándose desde hace más de un siglo y que se ha intensificado en las últimas décadas. Las generaciones más jóvenes han ido abandonando poco a poco los entornos rurales para trasladarse a grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Sevilla. Sin embargo, la nueva generación de emprendedores podría cambiar esto.

La vida en una ciudad es cómoda, con fácil acceso a todo tipo de servicios y buenas oportunidades de desarrollo profesional. Sin embargo, la concentración de demasiadas personas en poco espacio da lugar a un exceso de contaminación y a un incremento del precio de compraventa o alquiler de casas, ya que el número de viviendas es limitado y en algunas zonas ya no se puede construir más. 

Todo esto está provocando que cada vez sean más las personas que se sientan algo saturadas de las ciudades y se planteen mudarse a un pueblo para tener una vida más tranquila, y muchas de esas personas son emprendedores que ven viable gestionar su negocio desde un entorno rural.

A esto hay que sumarle que la crisis provocada por la Covid-19 ha aumentado la demanda de viviendas en pueblos. Son muchos los que prefieren estar ahora mismo lejos de las grandes ciudades y sus aglomeraciones de gente y vivir más tranquilos y seguros en un núcleo poblacional mucho más pequeño. Además, gracias al impulso que el teletrabajo ha tomado en los últimos tiempos, la vuelta de la ciudad al pueblo es ahora mucho más fácil.

tendencias emprendedores

El Proyecto Arraigo como ejemplo de éxito de los emprendedores en entornos rurales

Hace cuatro años se puso en marcha en Soria el Proyecto Arraigo, que busca paliar el problema de la España Vaciada y llevar gente joven de nuevo a los pueblos. Por el momento parece funcionar bien, porque en este tiempo más de 200 familias han decidido irse a vivir a pequeños pueblos que estaban casi despoblados.

De hecho, este proyecto ha supuesto una importante oportunidad para los emprendedores. Casi la mitad de los interesados en irse a vivir de la ciudad al campo ya tienen en marcha su propio negocio y quieren seguir explotándolo desde un entorno rural o quieren ser emprendedores. Y esto es también una buena noticia para los pueblos, puesto que además de ganar en población ganan en innovación y se crean nuevos puestos de trabajo.

Cambiar la vida urbanita por la vida en el pueblo no es nada fácil, y el proceso se complica si no solo hay que hacer la mudanza y amoldarse a un nuevo estilo de vida, sino además sacar adelante un negocio. De ahí que tanto las familias como los emprendedores que quieren formar parte del Proyecto Arraigo pasen por un exhaustivo programa de selección.

emprender en el pueblo

¿Qué ideas de negocio pueden poner en marcha los emprendedores en los pueblos?

Los emprendedores rurales pueden dedicarse a actividades estrechamente relacionadas con las actividades ganaderas o agrícolas típicas de los pueblos, dándoles su particular vuelta de tuerca para hacer el negocio más rentable. Por ejemplo, en los últimos años ha crecido el número de autónomos que comercializan online los quesos artesanales que se fabrican en su lugar de residencia, o que crean su ecommerce para vender cosméticos naturales elaborados con las materias primas de la región.

Pero no solo eso, en el entorno rural la puesta en marcha de un negocio es más barata, así que los emprendedores pueden ejercer prácticamente cualquier actividad. Algunos ejemplos exitosos son una fabrica de snacks para perros o una tienda de audífonos y, por supuesto, cualquier actividad relacionada con la hostelería, ya que muchos pueblos de la España Vaciada son un importante foco turístico.

A todo ello hay que sumarle que el desarrollo de la tecnología y la mejora de las comunicaciones en los pueblos permite a muchos emprendedores gestionar su negocio desde un entorno rural, aunque este siga teniendo su base en una gran ciudad.

emprendedores ambito rural

¿Qué busca un emprendedor en un entorno rural?

Son muchas las razones que están haciendo que ahora los emprendedores prefieran el pueblo a la ciudad. Una de las más importantes es abaratar los costes, ya que la compra o alquiler de un local, una oficina o una nave industrial es mucho más económica en un pueblo que en una ciudad. Esto tampoco implica que sean gratis, pero la diferencia de precio entre alquilar un local en un pueblo y hacerlo en una capital de provincia puede ser de varios cientos de euros.

Por otro lado, los emprendedores del ámbito rural saben que tienen mucha menos competencia. Esto les facilita la labor de ganarse su cuota de mercado y fidelizar a sus clientes antes de que puedan llegar otros competidores.

Y no es solo una cuestión de trabajo, los emprendedores que se trasladan a los pueblos buscan también un ambiente mucho más tranquilo en el que poder desarrollar su vida. Un entorno que les ayude a dejar atrás el estrés que habitualmente va asociado a tener un negocio propio.

Una gran noticia para la España Vaciada

Que los emprendedores hayan decidido hacer su particular éxodo de la ciudad a los pueblos está beneficiando especialmente a la España Vaciada, al permitir que muchas zonas recuperen población e incluso vuelva a haber niños.

El objetivo es conseguir la combinación perfecta entre personas que han vivido en el pueblo toda la vida y personas que quieren cambiar su estilo de vida y tienen ganas de poner en marcha su propio negocio.

De hecho, también los emprendedores se benefician mucho de las personas del entorno rural, puesto que son estas quienes mejor les pueden aconsejar sobre qué tipo de necesidades no están cubiertas, qué competencia hay en la zona o qué locales están disponibles.

Con esta nueva tendencia tanto los pueblos como quienes buscan un nuevo estilo de vida y poner en marcha un negocio salen ganando. Si a esto le unimos que muchas personas están volviendo a los pueblos para huir de los focos de contagio en las grandes ciudades, al final nos encontramos con una nueva oportunidad para la España Vaciada que puede ser, a la vez, una gran oportunidad para los emprendedores.