Es algo habitual que el emprendedor dedique muchas horas cada día a su negocio o a todo lo relacionado con la puesta en marcha del mismo. Sin embargo, cuando nos embarcamos en un nuevo proyecto corremos el riesgo de que este nos absorba demasiado y nos olvidemos hasta de las cosas más elementales, entre ellas nuestra salud.

En la vida del emprendedor suele ser habitual ir corriendo a todos lados, tener poco tiempo para descansar, comer cualquier cosa delante del ordenador y hasta una cierta obsesión con el negocio. Y todo esto no es nada positivo para la salud ni a nivel físico ni a nivel mental, así que vamos a ver algunos consejos para que empieces a cuidarte.

Aliméntate bien

alimentacion del emprendedor

Muchos de los problemas de salud más habituales están relacionados de una forma u otra con una mala alimentación. No es que te pases todo el día comiendo comida basura, es que seguro que hay veces que no comes todos los nutrientes que necesitas porque estás dedicando tu tiempo a otras cosas.

Los alimentos son nuestra “gasolina” y necesitamos que ese combustible sea suficiente para mover el vehículo que somos nosotros mismos, y que además sea bueno. Así que dale a la hora de la comida la importancia que se merece. Aprovecha para descansar un rato, come con tranquilidad y procura llevar una dieta variada.