EEUU

Lo que empezó siendo una acción coordinada de los principales bancos centrales del mundo para generar empleo, crecimiento e inflación, se ha convertido en un “sálvese quien pueda” en una guerra de divisas.

El mundo se ha dividido entre bancos “hawkish” o halcones, partidarios de endurecer las políticas monetarias, y y bancos “dovish” o palomas que han dado marcha atrás en la retirada de estímulos y han retomado los programas de expansión cuantitativa.

Si Hace un mes era Noruega quien subía tipos de interés y la semana pasada Suecia abandonaba los tipos negativos para ir a una tasa neutral de 0 % , esta semana ha sido el turno del Banco de Canadá. El BOC dejo su tasa sin cambios en el 1,75 por 100 sustrayéndose a los ecos que llegan desde su vecino los Estados Unidos de América para volver a retomar los estímulos monetarios.

El Gobernador del Banco de Canadá, Stephen Poloz, justifico la medida porque “aunque se espera que el crecimiento mundial se desacelere a alrededor del 3 por ciento este año, Canada da sintomas de fortaleza: el empleo muestra una fortaleza continua y el crecimiento salarial se está recuperando, aunque con cierta variación entre las regiones. El gasto del consumidor ha sido escaso, pero será respaldado por un sólido crecimiento de los ingresos. Mientras tanto, la actividad de la vivienda se está recuperando en la mayoría de las regiones del pais”

Stephen Poloz, Gobernador del Banco Central de Canadá, durante su comparecencia ante los medios

El dolar canadiense, conocido en el argot de los traders como el “loonie” es la divisa del G10 que más se aprecia en lo que va de 2019 y frente al dolar americano lleva ya un crecimiento que supera en 3 por 100 en lo que va de año. Poloz se refirió en su comparecencia la supuesta fortaleza de la divisa canadiense: “El dólar canadiense se ha mantenido relativamente estable en su intercambio frente al dólar estadounidense, que es nuestro cruce principal. Ha estado en un rango bastante estrecho, un poco más alto que hace un año más o menos, pero el dólar estadounidense ha estado fuerte a nivel mundial y eso es lo más relevante”.

Por su parte, la Reserva Federal de Estados Unidos confirmo las expectativas de los mercados y bajo los tipos en 0,25 puntos básicos dejando la tasa en el 1,75 por 100. El comité abierto del organismo monetario justifico en un comunicado hecho publico a ultima hora de la tarde la medida porque ” aunque el aumento del empleo ha sido sólido en los últimos meses y la tasa de desempleo se ha mantenido baja, las exportaciones fijas de las empresas siguen siendo débiles y la inflación general está por debajo del 2 por ciento”.

Esta medida vino a confirmar el sesgo expansivo que estaba tomando la política monetaria de Estados Unidos en las ultimas semanas, con ayudas permanentes al mercado de deuda y en especial a las “repos” de los bancos y con los anuncios de relajar los coeficientes de caja de los bancos americanos para que tengan más liquidez al tener que contar con menos reservas obligatorias.

Peter Cecchini, director de Cantor Fitzgerald

La pregunta que se hacen ahora los mercados es si todas estas medidas serán suficientes para mantener el sesgo alcista de los indices que días atrás han tocado máximos históricos como es el caso del SP&500. Varios estrategas prominentes ven una gran liquidación del mercado de valores en el futuro cercano. Peter Cecchini, de Cantor Fitzgerald, espera que el índice S&P 500 esté en 2.500 a principios de 2020, una caída de aproximadamente el 18% a principios del próximo año, según las declaraciones que hizo al portal Business Insider. Fitzgerald ve datos bajistas en cuanto a la fabricación de bienes y su consumo, lo que hace probable, a su juicio, una recesión para la segunda mitad de 2020.