cerezas

Muchas son las personas que opinan que las picotas son lo mismo que las cerezas. Hay muchas zonas en España que no saben siquiera qué son las picotas. Ambas son dos frutas que se deben de comer en verano. Son muy refrescantes y poseen muy buenas propiedades nutricionales.

No hay nada como terminar de comer y tomarse una buena taza de cerezas o picotas. Seguro que te gustan ambas. Para poder diferenciarlas, te hemos preparado una lista con sus características. Seguro que después sabrás comprarlas y disfrutarlas.

Diferencias entre las cerezas y las picotas

La picota es una especie de cereza. Se da solamente en Extremadura (valle del Jerte) o en la zona de la Vera. Todas las picotas son cerezas, pero no todas las cerezas son picotas.

Cuando la primavera llega, la temporada de las cerezas comienza. Los colores de esta fruta va del negro al amarillo. La más conocida es la variedad de rojo cereza. Es un color muy intenso parecido al granate.

La picota es una variedad de cereza con una calidad muy superior. Se suelen originar en el Valle del Jerte. Esto es una denominación de origen. Su maduración es mucho más tardía que la propia cereza por lo que su temporada se extiende desde junio a mediados del mes de julio. Suele prolongarse hasta finales de agosto con mucha suerte.

La picota es una cereza más pequeña y es mucho más sabrosa. Las mejores cerezas tipo California o Navalinda tienen un tamaño de 28 mm o incluso llega a 32. Las picotas están entre los 24 a 26 mm.

La cereza es más ácida

La picota es mejor que la cereza para un paladar. Es más dulce y tiene menos acidez. Pese a ser mas pequeña se cotiza más que la cereza. La piel de la picota es más crujiente y tersa.

Las picotas son más caras que las cerezas.

Las picotas del Jerte son de diversas variedades. La más importante es la de Pico Negro y la de Ambrunés. Estas son las más dulces. Otras variedades son las de Pico Limón y Pico colorado. El resto no son picotas, sino variedades de las cerezas más comunes.

Una de las diferencias que se ve a simple vista es el pedúnculo. Se quedan en el árbol cuando se recolecta. Algunos tratan de hacer pasar las cerezas por las picotas arrancándoles el rabito.

Las picotas están más buenas


Con este método se consigue dañar a la fruta y hacer una pequeña incisión que hace que la cereza se estropee mucho antes. Las picotas auténticas dejan el pedúnculo en el árbol y cicatrizan en el momento de la recolección manteniendo su tersura y su firmeza.

La semilla de la picota es más grande que la de la cereza. La carne es menor a igualdad de calibre. El sabor de la picota es mucho más fuerte y menos ácido que en las cerezas comunes.

remedios caseros

Los remedios caseros que tienes en el campo, ¡y tú sin saberlo!

Antiguamente cuando tenías alguna dolencia te bastaba con salir al jardín y coger algo que tuvieras para crear un remedio casero. Cada...

El color rojo de las picotas es más fuerte y oscuro que el de las cerezas. Su carne es más firme y cruje mucho cuando se mete en la boca. Por este motivo, aunque son más pequeñas, su precio sube más que el de las cerezas.

Si ves una cereza sin rabito, muy grande y con un color muy intenso lo mejor es que la pruebes. Si al morderla notas que la carne es crujiente y firme al primer bocado estarás ante las cerezas deliciosas del Valle del Jerte.

Pero, si al probarla notas que es demasiado blanda, que no tiene apenas sabor, quizá lo que ocurra es que han hecho pasar a las cerezas de menos tamaño por picotas (ya que es una práctica muy habitual para ganar más dinero). 

Comentarios de Facebook