DIA

Mientras los empleados se aglutinaban en la puerta de la Casa de América para protestar por el anunciado ERE, la junta de accionistas de DIA ha brillado por un escaso 54,3% del capital social representado lo que facilita los planes de Fridman.

El que sí ha estado presente es el representante del fondo Letterone, sociedad controlada por Fridman y propietaria del 29,01% del capital de la compañía. Stephan DuCharme ha explicado que durante su intervención que “los accionistas tienen que elegir si aprueban el plan de rescate integral de Letterone o el del consejo, lo que supondrá la retirada de la opa”. “La propuesta de Letterone es más favorable y menos dilutiva para el accionista”, según el representante del fondo. Por este motivo, ha solicitado a los accionistas votar a favor de la ampliación de capital de 500 millones de euros.

El vicepresidente primero, Richard Golding, ha presidido la junta que decide el futuro de la compañía y ha sido el primero en tomar la palabra. En tono conciliador, ha expresado que “personalmente, lamenté la salida de Letterone del consejo; aportaban importante valor al grupo“. Es más, ha añadido, “solo puedo expresar mi gratitud por su aportación y compromiso”.

Mercadona-tienda

Juan Roig: El “Don Diablo” de Mercadona ahora pensaría en salir a bolsa

Sienta cátedra, y habla ex cáthedra. A Juan Roig (Valencia, 1949) nadie puede negarle que hay algunas veces en las que lo ha conseguido, aunque...

Por otro lado, el consejero delegado de DIA, Borja de la Cierva, ha coincido con Letterone en la esperanza de un futuro mejor para la compañía y ha mostrado el compromiso de la actual junta para dar la vuelta a la situación actual un día después de anunciar un acuerdo con los acreedores financieros. El plan propuesto para lograrlo está basado en fomentar los productos frescos, mejorar el modelo de franquicia, transformar la cultura corporativa y mejorar la cadena de suministro. El directivo ha incidido en que existe “un antes y un después” en el devenir de DIA con 2016 como punto de inflexión, cuando la gestión estaba a cargo de Ricardo Currás, el CEO durante la última década.

No obstante, ha habido momentos para la autocrítica. “Desde que DIA salió a bolsa hasta 2016 registró resultados brillantes desde cualquier punto de vista; a partir de ahí, la compañía no supo responder a los cambios de tendencia en el consumo y este atraso coincidió con las irregularidades en las cuentas”, ha reconocido de la Cierva.

Borja de la Cierva se incorporó a DIA en diciembre de 2018 y ha querido destacar dos momentos clave durante su gestión: la revisión de las cuentas de 2018 y el resultado del test de deterioro de activos que comunicó a finales de 2018. Para el ejecutivo, estas circunstancias condicionan la necesidad de tomar las medidas que proponen, desde la ampliación de capital para revertir la causa de disolución al despido de más de 1.600 trabajadores para reestructurar la compañía.