Dazn Mediaset

La audiencia del Mundial de Moto GP en Dazn aumentó un 11% en España en 2019, según indicó la pasada semana la plataforma. Una cifra que le ha servido a la compañía para sacar pecho, aunque la realidad es bien distinta: el motociclismo interesa menos en España. Los datos de Mediaset son seis veces inferiores a los que registraba allá por 2015 y la plataforma, encargada de gestionar la alianza con el grupo italiano, afronta el reto de buscar una solución a este problema si no quiere que Dorna tome la misma decisión que en su día adoptó con Telefónica.

El compañía de telecomunicaciones sometió a un espectador acostumbrado a las tarifas gratuitas a un coste relevante. La entidad española primero obligó a sus clientes a contar con su plataforma televisiva para después, exigirles un paquete extra por las competiciones de motor. Una vía que no cuajó entre la audiencia habituada a este evento y que derivó en un fracaso que obligó a Dorna a tomar soluciones. Es ahí donde Dazn entró en escena con su salto al mercado español.

Márquez

El imperio de los hermanos Márquez: un chollo 2×1 para las marcas

Los hermanos Márquez han alcanzado la cúspide del motociclismo. Marc aspira a erigirse como el mejor piloto de la historia; Álex, a...

La compañía reunía los ingredientes necesarios: fácil accesibilidad (conexión a internet) y bajo coste (cinco euros). La oferta era más atractiva, aunque no funcionó como se esperaba. Eso sí, Dazn, cada vez más asentada en España, ha conseguido minimizar el daño hasta el punto de alardear de un 2019 que le ha reportado alegrías: la audiencia aumentó un 11% respecto a 2018.

Verónica Diquattro, EVP de Dazn, recalcó que “el Mundial ha tenido una acogida excepcional”. Lo cierto es que la plataforma ha acertado con sus contenidos bajo demanda. Los usuarios de Dazn han visionado 22.439.596 horas de programación. Una locura que ha sido posible gracias a que la compañía ha habilitado más contenidos, con entrevistas exclusivas y documentales de dos referentes como Marc Márquez y Jorge Lorenzo que le han dado el impulso de calidad necesario.

En este aspecto poco hay que reprochar a Dazn, que ha conseguido aumentar la audiencia a pesar de elevar su tarifa hasta los diez euros. El inconveniente es Dorna. El organizador de la carrera, a través de su director Manel Arroyo, declaró que los datos de Dazn “certifican el alto impacto del Mundial de Moto GP” en España. Pero estas cifras no esconden que hay un problema real: la caída de audiencias en abierto.

LA ALIANZA DE DAZN Y MEDIASET NO DA ALAS A MOTO GP

En 2015 Moto GP dijo adiós a su estancia al completo en Mediaset con casi seis millones de espectadores de media en la categoría reina. En este 2019 el grupo italiano ha emitido dos Grandes Premios: Argentina y Valencia. El primero se emitió en Telecinco y rozó los dos millones de espectadores con Moto GP; el cierre al campeonato fue televisado a través de Cuatro y se quedó en sólo un millón. Es cierto que también se televisó por TV3 y por Dazn (no lo incluye en sus números), pero la caída tras el paso por las plataformas de pago es evidente.

Dazn tiene ahora dos frentes abiertos. Uno es esperar a que la plataforma despegue por completo tras vislumbrar la línea ascendente de 2019. La otra, buscar un acuerdo más potente con Mediaset, que, aunque pueda ‘dañar’ a su compañía, contente a Dorna. Es más, uno de los motivos de la plataforma para robarle las motos a Telefónica fue su compromiso de alcanzar una alianza con una cadena que ofreciera el deporte en abierto para recuperar a los desaparecidos espectadores.

Esta posibilidad es más una obligación que una opción. La satisfacción de Dorna con los números de Dazn es real, pero la audiencia en Mediaset ha provocado cierto pánico. Ya en el mes de abril, tras el Gran Premio de Argentina, patrocinadores icónicos como Repsol apuntaron a que había que tomar una solución inmediata. La empresa española es la más asociada a esta competición y da nombre a un equipo, el más laureado y en el que figura una leyenda como Marc Márquez.

Dorna tiene que escuchar las exigencias de los patrocinadores a los que no les basta la escasa audiencia que puede alcanzar Dazn con su número de abonados. Y menos cuando el último Gran Premio emitido en Mediaset tuvo la mitad de audiencia que el primero (ya criticado). Una situación crítica que también afronta la F1, donde apenas perduran 200.000 espectadores de los cinco millones que celebraban los triunfos de Fernando Alonso.

Dazn festeja el importante crecimiento del Mundial de Moto GP en su plataforma, pero oculta el verdadero drama: las motos interesan cada vez menos. Las audiencias se han desplomado en más de un 75% en abierto y la preocupación entre las marcas es notoria dada la importancia del mercado español en esta competición.