Iceberg representando la red

Internet se puede ver como una gran red similar a un iceberg. Solo vemos una pequeña parte de ella. Esa pequeña parte es bastante enorme, ya que son todos aquellos contenidos que Google y otros buscadores pueden indexar. Pero bajo esa superficie hay mucho más que no vemos normalmente, como la deep web y la dark web.

Cuando buscas algo en Google, el motor de búsqueda localiza todas las coincidencias y te las muestra. Pero ¿qué ocurre con todo el contenido que no muestra? Todo eso que no está indexado y por tanto, es inaccesible por métodos tradicionales, no es inalcanzable. Puedes acceder a ciertos sitios de otras formas como verás.

Otro símil sería ver Internet como si fuese una cebolla. En las primeras capas, que son las accesibles, es donde están las páginas webs visibles. Las siguientes capas son las que almacenan servicios protegidos por credenciales, bases de datos, o sitios solo accesibles si tienes el enlace directo al no estar indexados por los buscadores convencionales. Por último, las capas más profundas requieren navegadores especiales para acceder a ellas.

El origen de la red y la web

Beners Lee en una conferencia

Todo comenzó en 1960, dentro de ARPA, es decir, lo que hoy se conoce como DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency) de EE.UU. Entonces se trazó ARPANet, una red muy primitiva que entrelazaba algunos puntos del país para comunicar distintas zonas o distintos laboratorios y centros de aquella época. Aunque un estudio del RAND analizó si se podría usar para comunicarse en caso de ataque nuclear.

Con esa base, poco a poco fueron apareciendo las tecnologías y protocolos que hoy día rigen el actual Internet, como TCP e IP. De hecho, en 1983 ARPANET cambió el protocolo NCP que usaban por TCP/IP. Poco después vendría DNS, y otros servicios que son populares en la actualidad. En 1989 también llegó OSI, una arquitectura moderna para las redes.

Poco a poco la red dejó de ser algo restringido para abrirse al resto del mundo. Pero uno de los aportes más importantes vino desde Europa, concretamente desde el laboratorio del CERN. En 1990, Tim Berners-Lee crea el código HTML y el primer cliente World Wide Web para tener un medio interactivo para poder compartir información a través de la red. Eso da como resultado el primer servidor web y la primera página web tal como la conocemos actualmente.

Desde entonces, la red denominada Internet comenzó a llegar a más personas, registrando en 2006 unos 1.100.000.000 de usuarios. Esa cifra continúa creciendo hacia los 2.000 millones. Y con ese incremento de usuarios, también ha habido un incremento de contenidos similar. Por ello se ha comenzado a distinguir entre diferentes partes…