gamer con videojuegos

Los videojuegos son un sector muy fructífero que ya mueve más dinero que la industria de la música y el cine juntas. Por eso, cada vez hay estudios que ponen más empeño para crear títulos más realistas o adictivos para los gamers. Tan poderosa se ha vuelto la industria, que en la actualidad se han comenzado a popularizar los famosos eSports, es decir, competiciones regionales, nacionales e internacionales, donde los profesionales compiten para ganar y obtener jugosos premios en distintas categorías.

Poder jugar a tus videojuegos favoritos y que encima te paguen por ello es algo que sueñan muchos. Existen algunas personas que actúan como testers que ganan dinero probando juegos, pero estos profesionales que compiten en eSports tienen un coste en tiempo y económico que puede que no sea tan bonito como parece. Es un mundo tan competitivo que solo los mejores pueden permitirse vivir de ello.

Por otro lado, están aquellos youtubers que se ganan también la vida grabándose jugando a diversos videojuegos y subiéndolo a la plataforma de vídeo en streaming de Google. Pero esto tampoco es algo fácil. Muchos lo intentan y la mayoría fracasan. Para poder ganarte la vida con ello se necesita un gran sacrificio. De lo contrario, habría muchos gamers lucrándose con ello.

Lo que gusta ser profesional de los videojuegos

Profesional de los eSports

eSport compitiendo

Si lo que quieres es ser un profesional de los videojuegos jugando a éstos, puedes optar por dos opciones. Una es hacerte un hueco como youtuber o usar otras plataformas para ganar dinero por visitas o publicidad. Pero una de las mejores formas de hacerlo es compitiendo contra otros de los mejores gamers del mundo.

En ese caso, para conseguirlo “simplemente” debes ser muy bueno jugando a algún título. No es nada sencillo, porque implica muchas horas de práctica y sacrificio para destacar. La competencia es brutal en los eSport. Si alguna vez te has presentado a uno de estos campeonatos, habrás visto que hasta los menos buenos lo son y mucho.

No solo vale con lograr pasarte algunas pantallas en casa. Se debe tomar casi como un entrenamiento como cualquier otro deporte. Pero si lo consigues, los premios de los ganadores en las competiciones internacionales de videojuegos o eSports son muy jugosos. Algunos pasan por unas cifras de dinero muy elevadas (llegando a varias decenas de miles de euros).

Otras recompensas pueden ser competir de forma real. Por ejemplo, en los videojuegos de simulación de carreras, algunos equipos de F1 como McLaren, o Nissan en otras categorías, suelen fichar a los pilotos de carreras que más destacan en los eSports para servir como piloto de desarrollo o de simulador, o para competir en el equipo oficial respectivamente.