Si vives de forma independiente, y en vista de lo complicado que es en estos momentos conseguir una hipoteca, lo más seguro es que vivas de alquiler. Firmar un contrato de alquiler es lo más común en estos tiempos, así como encontrarse con cláusulas no del todo legales.

Quien hizo la ley, hizo la trampa. Y, normalmente, quien se encuentra en la situación de poder puede aprovecharse del escaso conocimiento con el que cuenta el ciudadano de a pie sobre temas legales y de contratos.

Por ello, es importante que, antes de firmar, leas detenidamente el documento para poder encontrar esas cláusulas abusivas que no tienes por qué aceptar.

No existe la permanencia mínima de un año

contrato un año

Antes de firmar el contrato, observa si en el mismo queda estipulada la cláusula que te obliga a permanecer en la vivienda durante un año mínimo. Esta es una cláusula abusiva porque ya no es así.

Desde el año 2013, según el artículo 11 de la LAU, como inquilino tienes todo el derecho de abandonar el piso una vez que se hayan cumplido los seis meses de contrato. Es decir, la mitad del tiempo establecido en la primera cláusula.

Ojo, si rompes el contrato antes de esos seis meses que ampara la ley, sí que te puedes ver envuelto en un problema legal y obligado a compensar al propietario mediante una sanción económica. El precio a pagar quedará estipulado por ley y tu obligación será acatarlo si no quieres enfrentarte a un problema mayor.