Si vives de forma independiente, y en vista de lo complicado que es en estos momentos conseguir una hipoteca, lo más seguro es que vivas de alquiler. Firmar un contrato de alquiler es lo más común en estos tiempos, así como encontrarse con cláusulas no del todo legales.

Quien hizo la ley, hizo la trampa. Y, normalmente, quien se encuentra en la situación de poder puede aprovecharse del escaso conocimiento con el que cuenta el ciudadano de a pie sobre temas legales y de contratos.

Por ello, es importante que, antes de firmar, leas detenidamente el documento para poder encontrar esas cláusulas abusivas que no tienes por qué aceptar.

Pagar mensualidades por adelantado

pago por adelantado

En ningún caso, al firmar un contrato de alquiler, el propietario puede pedirte ninguna de las mensualidades por adelantado. Recuerda, ni siquiera una de ellas. Las mensualidades deben pagarse cada mes, como reza el contrato, pero en ningún caso juntas o antes de entrar a vivir en la casa.

Estás protegido por el artículo 17.2 de la LAU. Según este, no se puede realizar la petición de más de una mensualidad de renta en ningún momento.

Es muy importante revisar la letra pequeña de tu contrato, pues en el caso de que esta cláusula se encuentre en el mismo y la hayas firmado, no quedará otra que hacerlo.