entrega documentos cambio asesoria

Ejercer tu profesión por tu cuenta no es sencillo, no solo tienes que realizar las tareas propias de tu trabajo, sino que además debes afrontar actividades de gestión que te pueden robar una gran parte de tu tiempo: contabilidad, impuestos, etc. Por suerte siempre puedes externalizar estas tareas y dejarlas en manos de profesionales. Una asesoría puede ser tu mejor aliada para asegurarte de que cumples a tiempo con todas tus obligaciones legales y fiscales.

La relación entre un autónomo y su asesoría o gestoría es una relación de confianza. Si tienes un determinado asesor es porque confías en él. En cambio, si sucede algo que rompa esa confianza, o si sencillamente la persona que te atendía en la oficina deja de trabajar en ella, es posible que decidas coger tus papeles y buscar asesoramiento en otro sitio. Si llevas mucho tiempo trabajando con la misma gestoría esto puede parecerte complejo, pero es más sencillo de lo que crees. Vamos a ver algunos consejos que te ayudarán a hacer el cambio con las menos complicaciones posibles.

¿Por qué cambiar de asesoría?

razones cambiar asesoria

Hay muchas razones que pueden llevar al autónomo a tomar esta decisión. La pérdida de confianza que mencionábamos antes es una de las más importantes, pero no es la única. El precio también tiene mucho peso en la elección. Si el precio que te ofrece tu asesoría de toda la vida es más elevado del que te ofrece la competencia, o bien tu asesor actual te ofrece un servicio de mucho valor añadido o lo más probable es que te plantees hacer el cambio para ahorrar costes.

Otros motivos para cambiar de gestoría son una deficiente comunicación que hace que nunca te informen sobre las novedades legales que te afectan o sobre las subvenciones y ayudas para autónomos a las que te podrías acoger. Si ves que no hay un verdadero compromiso con tu empresa o tu negocio, si han cometido errores que te han acabado generando problemas o si sencillamente te sientes desatendido.