Oreja guisada

La gastronomía española es abundante, aunque en los millones de hogares españoles casi siempre se recurre a las mismas recetas. Sobre todo a diario: pasta, legumbre, filetes de carne o de pescado… Después están los platos más típicos, reservados en ocasiones para fechas señaladas, como la paella o el cocido. Sin embargo, hay infinidad de recetas con un sabor ‘gourmet’ que no son muy costosas de realizar y que apenas se tienen costumbre de realizar en casa. Es el caso de la oreja guisada, cuya salsa es un manjar de dioses y merece la pena probar. Si lo haces querrás repetir.

LA OREJA, MEJOR GUISADA QUE FRITA

Aunque no es un producto que se consuma mucho en los hogares, lo cierto es que la oreja ha ganado mucha fama en los bares. Casi todos incluyen en su carta este plato como ración, aunque casi siempre la oreja es frita. Está muy rica, sí, pero guisada tiene mucha más gracia. El sabor se potencia, la textura es más agradable y la salsa que acompaña al producto marca la diferencia. Y encima es más sana. A continuación en MERCA2 os explicamos la receta más sencilla (y rica) para elaborar este plato de escándalo. Lo primero de todo, los ingredientes.